>

Ir de acampada nos ayuda a dormir mejor

Ir de acampada nos ayuda a dormir mejor
[Total:0    Promedio:0/5]

La receta para dormir mejor puede ser tan sencilla como pasar un fin de semana disfrutando al máximo de la luz diurna y dejando que las noches trascurran con la mayor oscuridad posible. Y para eso, nada más recomendable que una buena acampada. 

Esta es la conclusión a la que han llegado investigadores de la Universidad de Colorado en Boulder que han estudiado los ritmos circadianos de un grupo de voluntarios que, de forma alterna, pasaban fines de semana de acampada en las montañas de Colorado o se quedaban en casa. Los científicos comprobaron que bastaba con permanecer dos días en armonía con el ciclo natural de día y noche para conciliar el sueño con más facilidad y gozar de un descanso más reparador. Además, se producían otros efectos beneficiosos para la salud.

La necesidad de respetar los ritmos circadianos

Los ritmos circadianos son una especie de reloj biológico interno que controla desde nuestros patrones del sueño y metabolismo hasta la presión sanguínea y la producción de hormonas. Responden muy rápidamente a los ciclos naturales de luz y oscuridad, y se ven alterados por la vida moderna, que nos lleva a pasar muchas horas en interiores y con luz artificial, y a sumergirnos en las pantallas de móviles y televisores justo antes de dormir.

Según uno de los autores de la investigación, el fisiólogo Kenneth Wright, estas costumbres “retrasan los ritmos circadianos y tienen consecuencias para la calidad del sueño y la salud. Pero un simple fin de semana de acampada campestre puede permitirnos recuperar nuestro ritmo natural”.

Cuestión de melatonina

Las mediciones de la saliva de los sujetos estudiados revelaron que aquellos que dormían en el campo veían incrementarse sus niveles de melatonina entre una y tres horas antes que los que permanecían en su casa de la ciudad. La melatonina es una hormona que regula los ritmos circadianos que rigen el sueño y la vigilia. Esta sustancia generada por la glándula pineal le dice al cuerpo que es hora de dormir, en sincronización con lo que percibimos con la vista. Si está oscuro, es que hay que irse a la cama. Pero la luz artificial y la descoordinación de nuestra vida cotidiana con el ciclo luz-oscuridad rompen el equilibrio del organismo, de forma que perjudicamos nuestro sueño y favorecemos la aparición de trastornos metabólicos que llevan a la obesidad, la diabetes y los cambios de humor.
 
Según Wright, su estudio revela que los individuos que prescinden de la luz artificial durante la noche ven como su ritmo biológico se ajusta al de la luz natural, lo que redunda en un sueño de más calidad, un metabolismo más equilibrado y una mejor salud.


Etiquetas asignadas a esta ruta
AcampadaDormir

Rutas Relacionadas

Cómo evitar los golpes de calor en perros

[Total:0    Promedio:0/5] Para evitar los golpes de calor debemos tener en cuenta tres factores más determinantes que influyen en

Científicos descubren que las plantas sienten su entorno

[Total:0    Promedio:0/5] Un estudio pionero muestra cómo las plantas sienten el mundo. Los expertos observan cómo las plantas no

Descubren La Píldora del ejercicio. ¿Sustituirá al deporte?

[Total:1    Promedio:4/5] Hacer ejercicio es una de las típicas resoluciones del Nuevo Año: apuntarnos a un gimnasio o convertirnos