Circular: De Sant Feliu de Codines a Sant Quirze de Safaja

Circular: De Sant Feliu de Codines a Sant Quirze de Safaja

descripción Combinación de 2 Rutas Populares: La Codinenca y la de Sant Quirze de Safaja

Sant Feliu de Codines, Vallès Oriental, Catalunya, España

Moderada Moderada



Descripción Dificultad: Moderada.

Distancia Total Distancia Total: 27, 63 Kms.

Altitud_Máxima Altitud Máxima: 888 mts.

Altitud_Minima Altitud Mínima: 452 mts.

Desnivel Desnivel Acumulado: 755 mts.

Tiempo Total Tiempo Total: 9 h. 9 min.

Punto de Salida Punto de Salida: Sant Feliu de Codines.

Punto de Llegada Punto de Llegada: Sant Feliu de Codines.


Ficha Técnica de la Ruta: ¿Qué es el índice IBP?


© Copyright José Luis Cañigueral.

 
Ruta fácil que la he calificado como moderada por su longitud. Aunque no presenta ninguna dificultad. Es una combinación de 2 Caminadas Populares, La Codinenca y la de Sant Quirze de Safaja, que se celebra anualmente.

La ruta comienza en el parking público de Sant Feliu de Codines. Situado en el carrer d´Alsem Clavé. Seguimos hacia la plaça Josep Umbert Ventura, donde esta situado el Ayuntamiento. Iniciamos la caminata por la calle Joan Maragall, cruzamos la avenida Cataluña y llegamos a la Plaza del Doctor Robert. A continuación nos dirigimos hacia el norte por la calle del Joncar que nos permite enlazar con la calle de Mossèn Jacint Verdaguer. Entonces giramos a la derecha y al cabo de poco vemos, a la izquierda, la Plaza de la Fuente de las Rosas y más adelante el tanatorio del pueblo a mano derecha. Aquí cogemos el Camino peatonal, inaugurado el 9 de febrero de 2011, hasta el Parque Usart que siguiendo la carretera de Sant Miquel del Fai. Opcionalmente podemos visitar el parque. Hay 2 construcciones diseñadas por Antoni Gaudí.
Seguimos por la carretera hasta llegar al Torrent dels Horts o Riera de Vallbona. Alli hay un palo indicador. Subimos una pequeña escalera y lo primero con lo que nos topamos es el lavadero de Sant Miquel Xic. Seguimos el sendero de subida y llegamos al los restos del Acueducto de Sant Miquel Xic. Todavía están en el suelo las canalizaciones y la balsa para recoger el agua y regar los huertos cercanos.
Seguimos el sendero de subida hasta llegar a una pista mas amplia, el Camí del Perer de Planes. Lo seguimos hacia la derecha en dirección norte. Al llegar a la primera curva pasamos por sobre la Riera de Vallbona y luego encontramos un indicador del Camí del Perer / Riera Vallbona. Dejamos el camino que seguíamos y tomamos el sendero a mano izquierda que marcha, subiendo, en dirección al Mirador del Peral.
El sendero sube, hacia el norte, siguiendo paralelo el curso del torrente del Sot de los Castellanos. Más adelante a la izquierda vemos la Balma del Cheque. Una cavidad formada por la erosión de un antiguo salto de agua sobre las rellanos de los Cingles de Bertí. Los agricultores de la zona la convirtieron en un refugio para el ganado y en un lugar ideal para cultivar huertos por la gran abundancia de agua que bajaba por el torrente. Finalmente salimos a una pista llana que seguimos en dirección a levante. Poco a poco la pista empieza a subir y las vistas, si nos giramos hacia poniente, se ensanchan. Por encima de una gran extensión de pinos observamos unas magníficas vistas de la Mola, la Cueva del Dragón, el Cerro de las Nueve Cabras.
A medida que la pista va subiendo, se va haciendo más visible la panorámica más extensa y extraordinaria de la banda de levante de la cordillera de Sant Llorenç del Munt. Aunque hoy hay un poco de neblina, podemos situar perfectamente la Mola, la Cueva del Dragón, el Cerro de en Griera, el Cerro de las Nueve Cabras, los Òbits, la Morella y la región de las Fogueroses.
Continuamos la subida hasta llegar a una bifurcación. El camino de la izquierda lleva al Peral de Planes; la caminata continúa por la derecha hacia poniente, planeando y en ligera bajada. Al poco dejamos un desvío a mano derecha que lleva hasta una casa cercana.
Seguimos hasta llegar al Mirador o Balcó de Perer. Allí podremos observar el paisaje que nos rodea y darse cuenta de la magnitud de los Cingles de Bertí. Arrancando de Sant Miquel del Fai, siguen un buen trozo de la Vall del Tenes hacia el sur, hasta que de pronto rompen en ángulo recto hacia levante. Se extienden en dirección este, formando un valle muy cerrada entre el Cerro del Ullar y el Cerro de las Once Horas, hasta el noroeste del Santuario de Puiggraciós, desde donde enfilan hacia el norte formando el borde occidental de Valle del Congost, en paralelo al macizo del Montseny, que se sitúa en el lado oriental del río. Podemos observar su formación geológica, con materiales claramente diferenciados por los colores: areniscas blancos en la parte de encima y conglomerados rojos debajo. Destaca el relieve abrupto del Cerro de las Once Horas, el Castillo de Clascar detrás suyo y el Puiggraciós, aislado, a su derecha. Debajo nuestro, Riells del Fai, con la Vall del Tenes que penetra hasta el monasterio de Sant Miquel del Fai.
Continuamos por la pista que, marchando en dirección norte, primero baja un poco y luego vuelve a subir siguiendo el risco. Nos encontramos en los Riscos del Peral. Esta es una de las dos riscos, junto con el Risco del Fitó, que cierran por ponente la Vall del Tenes que nos queda a mano derecha. Al otro lado del valle, se convierten en los Cingles de Bertí. Si miramos valle adentro, podemos ver el monasterio de Sant Miquel del Fai. Seguimos por el sendero que nos lleva por el Cingle del Fitó.
A continuación el sendero gira hacia el norte y desciende, en medio del bosque, hasta llegar a un rellano muy cerca de una torre de alta tensión. Aquí nos cruza el GR-5 proveniente del Cinge del Fitó y que continúa hacia Sant Miquel del Fai. La caminata deja las señales del GR-5 y sigue el sendero que gira hacia el noroeste e inicia una subida, bastante fuerte. El sendero es muy sombrío y de buen andar. Giramos hacia el sudoeste y entramos en la Obaga del Flequer. Nos encontramos en medio del desfiladero excavado por Tenes. Después de un rato llegamos a una bifurcación. El camino que baja fuertemente al noreste, lleva al Tenes y el Moli Baix y desde él se puede acceder a los bonitos gorgs blau i negre. Nuestro recorrido continúa por el sendero que sube suavemente en dirección noroeste. Al poco cruzamos el torrente de Font Vía y entramos en término de Sant Quirze Safaja. Poco después encontramos otro desvío, éste menos trillado, que también lleva al Moli Baix. Vamos avanzando llanamente y con vistas hacia el norte del Puig d’Olena y de su antiguo sanatorio.
Seguimos el camino y llegaremos el Molí de Llobateres.
Nuestro camino sigue hacia el norte, rodeados de árboles como en un paseo. Más adelante salimos de este espacio, dejamos el camino, que se convierte en sendero, y subimos por encima un gran campo para caravanas del Camping La Isla. El sendero avanza raíz en el talud del campo hasta su final. Entonces giramos hacia el noroeste y entramos de nuevo en una zona boscosa. Al poco llegamos a una pequeña explanada donde hay el pou de glaç de les Ferreries.
Seguiremos hasta atravesar el rio Tenes por unas maderas. Aunque a fecha de hoy no hacia falta ya que bajaba seco por la falta de lluvias.
Llegaremos al Puente de las Ferreries y lo atravesaremos por debajo hasta alcanzar un sendero que nos llevará siguiendo el cauce del rio hasta Sant Quirze de Safaja y visitaremos su iglesia parroquial. Nos desviaremos ligeramente para visitar el embalse, con su zona de pic-nic. Seguiremos en continua subida. Atravesaremos la carretera por un túnel. Ya de vuelta nos encontraremos con un campo de golf y seguiremos hasta llegar a Sant Feliu. Punto de partida.

Índice MIDE ¿Qué es el MIDE?

 


 

Lo Mejor de Esta Ruta

  • Sant Miquel del Fai.Es un monasterio erigido sobre un cingle en el siglo XV a partir de una iglesia anterior. Representa un bello ejemplo del gótico en Cataluña. Se encuentra situado en lo alto del Valle de San Miguel, en el paraje natural de los Cingles de Bertí, en el término municipal de Bigues i Riells y ámbito del pueblo de Riells del Fai, el Vallès Oriental. Por encima mismo del monasterio discurre el término de su municipio con el de Sant Quirze Safaja, del Moianès..
  • Acueducto de Sant Miquel Xic. Llevaba el agua recogida en las pequeñas balsas situadas mas arriba del torrente a los huertos y cultivos cercanos.
  • El Pou de Glaç de les Ferreries.Se encuentra al sur del camping la Isla, a levante de las Ferreries, en el camino que por la banda derecha del Tenes conduce a las Torres. Este pozo de hielo hace 9 m de diámetro y unos 9 o 10 m de altura. Presenta dos tragaluces además una gran boca al oeste que destaca, desde el exterior, por el gran turno que se construyó. Los muros están hechos de piedra seca. Este pozo funcionó como vertedero, como testimonian los restos que hay en su interior. En ese momento, se abrió una abertura en la cara norte de la parte inferior, por donde se puede acceder al interior. También se ensanchó la boca superior. El interior y las paredes del turno son negras del humo de los desechos que se quemaron.

 

Sabias Que…….

Las primeras noticias sobre la iglesia-cueva de Sant Miquel del Fai son del año 997, año en que el conde Ramón Borrell darla al conde Gombau de Besora para que construyera un monasterio.

No te Pierdas……….

Visitar els Pous de Glaç. Es aquella construcción hecha agujereando el suelo en las montañas donde nieva durante el invierno. Estos hoyos se realizan con el propósito de llenarlos de nieve o hielo después de las nevadas, para disponer de ella durante el resto del año. Generalmente una nevera era un pozo circular. La parte superior se cerraba con una cubierta en forma de bóveda que tenía unas aberturas para permitir la introducción y la extracción de la nieve o el hielo, aunque a veces disponían de una entrada inferior para la operación de extracción .
Antes de que hubiera fábricas de hielo, almacenamiento y distribución de hielo llegó a ser un negocio importante que involucraba una parte significativa de la población rural. Se encuentran ejemplos a lo largo de todo el Mediterráneo oriental.

Sant Feliu de Codines

Es una ciudad y municipio de la comarca del Vallés Oriental. Está ubicado en el sector noroccidental de la comarca, en el límite con la comarca natural del Moianès (al norte) y la del Barcelona, ​​a poniente.
El nombre de Sant Feliu ya aparece en 1.059 cuando Mir Geribert y su esposa Guisla fueron nombrados varones de Montbui por el Conde de Barcelona Ramón Berenguer I el Viejo. Estos fueron los primeros señores feudales, que ocuparon una baronía que se extendía a lo largo y ancho de una extensa comarca a la que pertenecían, entre otros, los actuales municipios de Sant Feliu, Bigues i Riells, la Almendra del Vallés y Santa Eulàlia de Ronçana.
Con el paso de los siglos, Sant Feliu se constituyó en el enclave más importante de todos los que conformaban esta baronía, tanto en número de habitantes como en producción artesanal. Esto provocó que los habitantes de Sant Feliu se plantearan la independencia respecto de la baronía de Montbui.
Después de muchos litigios, y aprovechando una coyuntura favorable, se obtuvo del rey Carlos IV, en 1793, el título de Villa en la parroquia de Sant Feliu de Codines, aunque esta concesión no pudo ser efectiva hasta el día 8 de diciembre de 1799, fecha en la que se pudieron reunir los 25.000 reales de vellón que se pedían para acceder a esa petición.
La población creció alrededor de la iglesia parroquial, donde se formó el barrio de la Sagrera (que quiere decir “tierra sagrada”). Actualmente, esta zona aún conserva los callejones estrechos y algunas edificaciones típicas de siglos pasados. Poco a poco el pueblo fue creciendo y, paralelamente en el barrio de la Sagrera, se formaron otros barrios importantes del núcleo urbano, como el Serrat de Vic y la vender o revender. Este último se extendía por la cresta del otro lado del torrente de la Escletxa, que pasaba por el medio del pueblo.
A lo largo del tiempo se fue creando una intensa rivalidad entre los dos barrios, hasta el punto que el de la venta, en 1796, construyó su propio campanario para poner “reloj de cuartos y horas, (…) ab sas campanas “.
Obviamente, desapareció este rifirrafe y aquellos dos barrios se unieron físicamente, mediante la urbanización de la plaza y más tarde, también, con la apertura de la Travesía. A partir de este hecho se fueron formando otros barrios y zonas residenciales hasta conformar la actual villa de Sant Feliu de Codines, característica por su situación en lo alto de una cresta.
Desde finales del siglo XIX, estas zonas residenciales se fueron incrementando gracias a la llegada de gente que ha preferido el entorno natural de Sant Feliu al ruido de las ciudades.
El clima seco casi exclusivo de que disfruta Sant Feliu en el entorno donde está enclavado, su entorno natural y la proximidad a grandes ciudades son los principales factores que fomentaron un nuevo estilo de vida, de tipo residencial, a finales del siglo XIX.

Sant Miquel del Fai

Sant Miquel del Fai

Sant Miquel del Fai fue un lugar de culto desde los tiempos más antiguos.
Las primeras noticias sobre la iglesia-cueva de San Miguel son del año 997, año en que el conde Ramón Borrell darla al conde Gombau de Besora para que construyera un monasterio.
El Monasterio fue habitado por una comunidad de monjes benedictinos hasta el año 1567. Posteriormente, fue regentado por sacerdotes seculares.
En el siglo XIX, los escritores románticos descubren la belleza de Sant Miquel del Fai y hacen conocer su historia y sus leyendas.
La historia del Fai se remonta al neolítico. Se han encontrado muchos indicios de que la zona estaba habitada por pequeños poblados ibéricos. Aparte de algunas documentaciones de la época romana relacionadas con las villas de Bigues i Riells, la primera referencia concreta del Fai data del año 887. Se trata de un documento que hace referencia explícita a la ermita románica de Sant Martí, la cual parece que tuvo mucha importancia en la zona hasta el siglo IX. Pero los masos de alrededor se fueron despoblando, y la ermita perdió peso ante la singular Iglesia de Sant Miquel, bajo la gruta.
De esta iglesia se tienen referencias desde el año 997, y se cree que pudo haber sido un espacio de cultos paganos mucho antes de convertirse en iglesia. Aunque no se sabe exactamente cuando fue construida, es la iglesia troglodítica de estas características más valiosa y mejor conservada de todo el país.
Fue precisamente en el 997 en que los Condes de Barcelona dieron al caballero Gombau de Besora, la zona de la Iglesia de San Miguel y un pedazo de tierra del Fai para que éste pudiera fundar un monasterio. Gombau era un gran devoto de la peculiar iglesia surgida de la naturaleza y dedicó gran parte de su vida a hacerlo uno de los monasterios más importantes de todo el Condado y la Corona Catalana.
Para algunos pequeños indicios, se cree que la casa de los monjes primitiva estaba situada a poca distancia de la capilla en dirección a la cascada del Tenes.
El 1006 la iglesia fue consagrada y en Gombau hizo una importante donación para que comenzara la construcción de la Casa Monasterio ante la gruta. Pero la que es ahora la Casa del Priorato no fue construida hasta principios del siglo XV.
A lo largo de aquellos primeros años, el mismo Gombau, los Condes de Barcelona y otros magnates dieron tierras para aumentar su importancia. De todos modos, seguía siendo un monasterio pequeño: el número de monjes no llegaba a diez. Para asegurar su subsistencia, sobre todo cuando él faltara, Gombau lo dio al famoso Monasterio provenzal de San Víctor de Marsella.
Este hecho se producía en 1042 y durante los siglos siguientes, el Priorato del Fai se mantuvo gracias al apoyo y la vigilancia de la abadía madre.
Pero Marsella fue perdiendo importancia en la Iglesia y en el 1567, el Papa puso el Fai bajo la tutela de la Catedral de Girona, época en que se construyó el puente sobre el Rossinyol i el pas de la Foradada, ya que hasta entonces se accedía al monasterio por un difícil paso con escalones conocido como las Escalas de Sant Miquel.
Con el paso de los años, cada vez quedaban menos monjes y 1832 se abolió completamente el Priorato del Fai. Desde entonces y hasta el 1935, los rectores de Riells continuaron teniendo cuidado de culto para algunas celebraciones, sobre todo en verano.
En cuanto a la Casa del Priorato, en los últimos años fue hostal. A pesar de ello y el paso del tiempo, el edificio conserva su disposición original, y es uno de los edificios góticos más bonitos que se conservan íntegros en Cataluña.


El Molí de Llobateres

El Molí de Llobateres

El Molino de Llobateres se encuentra en la Sierra de las Llanuras, al sur del término de Sant Quirze de Safaja y al borde derecha del Río Tenes. Se le ha conocido, también, por los nombres de Molino de Centelles, de la Torre y de Fontubal. Junto con el Molino de Abajo, forman dos claros ejemplos de molinos harineros típicos del Moianès. Situados en el tramo medio del Río Tenes, la distancia que los separa no sobrepasa los trescientos metros.
Inicialmente no era movido por el agua del Tenes, sino por la abundante Fuente Tubal tributaria de este río, que nace justo al lado de la balsa que hay junto al molino. Posteriormente, para aumentar la capacidad del molino, construyó una esclusa en el río dentro de la propiedad del vecino pero de Las Torres, lo que provocó que los intereses de los dos vecinos entraran en conflicto en el momento que los segundos iniciaron una explotación de hielo. La historia del molino es muy antigua; hay que remontarse al siglo XIV para encontrar los primeros indicios, aunque arquitectónicamente parece que se debería situar en el siglo XIII. En el siglo XV fue abandonado debido al despoblamiento ya partir del 1486 se establecen enfiteus, que vendría a ser como una privatización.

Se trata de un molino singular, por su construcción monumental y señorial; está fortificado con una torre gótica de tres pisos, aspilleras defensivas y la vivienda por el molinero el primer piso. El origen de la fortificación del molino se cree que es debido a su emplazamiento, en la frontera meridional del dominio de los Centelles. Esto hace pensar que la función de la torre fuera, en primera instancia, defender el molino y, a la vez, el término. El molino de Llobateres guarda casi íntegramente la estructura original, que es el testimonio más antiguo. Se trata del clásico molino fortificado o señorial románico del siglo XIII. El conjunto está formado por una torre de planta cuadrada, que era donde estaba el molino y la vivienda original. Tiene una altura de unos 10 metros, con un lado interior de unos 3,45 metros y con unos muros de aproximadamente 1,30 metros de espesor. Actualmente la torre se encuentra cubierta a dos vertientes, pero es posible que haya sido modificada a partir de una azotea o muro almenado. En la época medieval sólo había aspilleras o saeteras, muy alargadas, que se remarcan en diferentes partes de la obra sobre todo en la parte superior o tercera planta. Las ventanas que podemos ver son más modernas, de los siglos XVI o XVII, cuando se adapta a la vivienda el adosado.

Describimos las diversas plantas de la torre: por un lado tenemos la planta baja o piso de las muelas, que está cubierta por una bóveda de cañón ligeramente apuntada hecha con sillares. A unos dos metros bajo el piso de las muelas están el sótano o cárcavo, donde se encontraba el carrete giratorio que manejaba la muela soberana la que hacía funcionar el molino. El piso o residencia de los molineros se encontraba encima de la planta baja y se entraba por una puerta de arco de medio punto, situada a unos 3,5 metros del nivel del suelo, y se accedía por una escalera levadiza . Entre este piso y la sala de las muelas había una abertura hecha en la vuelta, que permitía una comunicación interna. El carácter inicial de molino fortificado se perdió en buena parte hacia el año 1694 cuando se adosó a la torre el mas actual. Este, que ahora está cerrado y que se encuentra en muy mal estado de conservación, se cree que antiguamente también hacía funciones de molino. Vale la pena admirar el hermoso portal adovelado donde se lee la fecha de 1694.

Finalmente debemos mencionar la balsa del molino, que se encuentra al pie de la letra y que tiene el pozo de descarga situado en el extremo más cercano a la torre y por tanto el molino. Su función era conseguir, mediante un salto de siete metros, que el agua descargara con la máxima presión posible. Parece ser que el molino funcionó hasta el año 1860 aproximadamente. El edificio se encuentra en término de Sant Quirze Safaja pero es propiedad del Ayuntamiento de Sant Feliu de Codines desde 1967, ya que extrae el agua. Las dos imágenes siguientes corresponden la de la balsa en 2006 y otra en 1922.
El Molí de Llobateres
Aunque fue declarado Bien Cultural de Interés Nacional en 2008, la abundante vegetación y los setos tapan la torre, la masía y la balsa del molino, mientras que la paliza ya se ha derrumbado. En el sitio del molino está la bomba que lleva el agua de la fuente a los depósitos construidos arriba del plan y cerca del Mas Flequer. A pesar de todo esto todavía podemos ver las antiguas muelas incrustadas en una de las paredes del margen.


El Pou de Glaç de Les Ferreries

El Pou de Glaç de Les Ferreries

Muchos agricultores del Moianès, desde el siglo XVIII hasta buena parte del XX, se dedicaron al comercio del hielo utilizando, por almacenarlo, unos pozos o poues que situaban cerca de los arroyos y en zonas umbrías, como este de Sant Quirze Safaja. Este pozo está situado frente al edificio de servicios del Camping la Isla y al otro lado del Tenes. La poua funcionó, durante mucho tiempo, como vertedero, en él se quemaban la basura del término, como testimonian las paredes ennegrecidas de su interior. Para ello se abrió un acceso en la cara norte de la parte inferior, por donde se puede acceder a su interior. Este pozo tiene 9 metros de diámetro y unos 9 o 10 metros de altura. Los muros están hechos de piedra seca. Consta de dos ventanas y una gran torreta, construida en el lado de poniente, por el turno que servía para extraer el hielo del pozo. Las paredes de esta última también están ennegrecidas debido, seguramente, a utilizarse como chimenea para la salida de los humos. Siguiendo el curso del Tenes se pueden ver unas cuantas poues de hielo, algunas de ellas en muy buen estado de conservación. Como hemos comentado fue a mediados del siglo XVII que nació la industria del hielo, como una forma de rentabilizar el tiempo de parada invernal aprovechando los fríos y helados inviernos de esta zona. De esta manera se comenzó a construir pozos de hielo cerca de los arroyos para disponer de agua abundante. Posteriormente se inició su comercialización transportándolo en carros, en su mayoría, en Barcelona. La temporada comenzaba limpiando los pozos y preparando los embalses cercanos a ellos para que, a las primeras heladas, se helara el agua acumulada y así poder almacenar el hielo. También se sacaba provecho de la nieve, que en aquel tiempo era más abundante que hoy en día.

La construcción se hacía por pisos, cubriendo toda la superficie del pozo, con hielo o nieve helada, y cuando ya se había llenado un nivel, encima se tiraba un buen grosor de boll bien aplanado, el cual hacía de junta de separación del otro capa de hielo y evitaba que se engancharan unas capas con otras. El hielo de esta manera no es fundía y se conservaba intacto hasta llegar la primavera. Cuando el tiempo lo permitía, se sacaba, se llenaban los carros y se iniciaba el transporte, que tenía lugar durante la noche para minimizar las pérdidas. Una vez documentado el pozo de hielo continuamos el camino bajando hasta encontrar el río Tenes.

Lugares para Visitar en el Mapa

Las carreteras que confluexen en Sant Feliu de Codines son:

BP-1432: Sant Feliu de Codines – Llinars (pasando por Vigas)
BP-1241: Sant Feliu – Sant Llorenç Savall (pasando por Gallifa)
BV-1485: Sant Feliu de Codines – Sant Miquel del Fai
C-1413b: Sant Feliu de Codines – Centelles
C-59: Mollet – Moià (pasando por Sant Feliu de Codines)

 

Ruta fácil que la he calificado como moderada por su longitud. Aunque no presenta ninguna dificultad. Es una combinación de 2 Caminadas Populares, La Codinenca y la de Sant Quirze de Safaja, que se celebra anualmente.


RUTA WIKILOC

DESCARGAS
[Total:0    Promedio:0/5]
Medio
8fuera de 5
Itinerario
12fuera de 5
Desplazamiento
8fuera de 5
Esfuerzo
16fuera de 5

2.75

2.75 fuera de 5
Moderado


Rutas Relacionadas

De Gavà a Sitges por GR-92

Ruta algo difícil por su longitud. La ruta comienza en la estación de RENFE de Gavà y la realizaremos por

Por La Vall de Marfà

Ruta muy fácil, todo el recorrido es por caminos. Comienza en Moià, el Moli d´en Brotons, la ermita Mare de

PR C-46 Ruta del Sorreigs y vuelta por GR-3

Ruta técnicamente fácil porque no presenta grandes desniveles hasta llegar a Els Munts (1.059 mts) pero con un trazado algo

Sin Comentarios

Escribir un comentario
¡Sin Comentarios Aún! You can be first to comment this post!

Escribir Un Comentario

Su dirección E-mail no será publicada
Los campos marcados son necesarios*