De Campdevànol a Ribes de Freser por El Taga

De Campdevànol a Ribes de Freser por El Taga

descripción De Campdevànol a Ribes de Freser por El Taga

Situación Campdevànol, Ripollès, Catalunya, España

Notable Notable




Dificultad Dificultad: Notable.

Distancia Total Distancia Total: 23, 38 Kms.

Altitud_Máxima Altitud Máxima: 2.036 mts.

Altitud_Minima Altitud Mínima: 1.401 mts.

Desnivel Desnivel Acumulado: 1.644 mts.

Tiempo Total Tiempo Total: 8 h. 44 min.

Punto de Salida Punto de Salida: Campdevànol.

Punto de Llegada Punto de Llegada: Ribes de Freser.


Ficha Técnica de la Ruta: ¿Qué es el índice IBP?

 
Ruta sin dificultad técnica aunque por su gran desnivel, 1.600 mts durante la mayor parte de la ruta, la he calificado de Notable.

Comienza en la estación de RENFE de Campdevànol y hay que buscar la GR-3 que sale de la colonia Molinou que nos llevará hasta Sant Julià de Saltor. A partir de allí seguiremos una marca roja hasta Sant Amand y después hasta la cima del Taga. De aquí hasta Ribes de Freser seguiremos una marca roja y amarilla. La ruta finaliza en la estación de RENFE de Ribes de Freser.

Índice MIDE ¿Qué es el MIDE?

 


 

Lo Mejor de Esta Ruta

  • El Taga. El Taga es una montaña del Ripollès. Es la Sierra Conivella y separada de la Sierra Cavallera por la Portella de Ogassa. Aunque no es una montaña muy alta, su posición dominante sobre los valles del Freser y del Ter lo hace un punto de referencia de la comarca. Además es un mirador excelente de las cumbres del Pirineo desde el Puigmal al Canigó. A pesar de no superar el límite altitudinal para bosque potencial, su parte superior se encuentra totalmente deforestada y ocupada por prados de pasto, como la Serra Cavallera. Los municipios más cercanos son Bruguera, Ribes de Freser, Ogassa (al que pertenece) y Pardines. Es uno de los límites del Valle del Segadell. A inicios del siglo XX fue escenario de varias pruebas de esquí. En la cima podemos encontrar un vértice geodésico (referencia: 290 083 001).
  • Sant Julià de Saltor El lugar de Saltor, y la iglesia de San Julián, está documentada en 890 en el acta de consagración de la iglesia parroquial de San Pedro de Ripoll. La antigua parroquia de Sant Julià de Saltor se encuentra a unos 1 400 m de altitud, al pie del monte de Sant Amanç, en el extremo occidental del término de Ogassa. La iglesia se encuentra unida a la rectoría, y forma un conjunto heterogéneo, ya que la edificación primitiva del siglo XI, cubierta con bóveda románica, perdió el ábside, que fue sustituido por un cuerpo más elevado cubierto a dos aguas; el punto de unión de la nave con la rectoría hay un pequeño campanario de torre de un solo piso, con aberturas. Por su estructura, hay que situar la construcción de la actual iglesia románica dentro del siglo XII.
  • Sant Amand. La sierra de San Amand se encuentra en el Prepirineo del Ripollès, justo al norte de Ripoll, y forma el contrafuerte meridional de la montaña del Taga (Sierra Cunivella), separada de ésta por el Coll de Jou. Desde su punto culminante, 1854 m., Podemos apreciar, mirando hacia el sur, casi toda la zona de nuestra propuesta, enmarcada en primer término por las colinas de Coronas a la derecha y Vidabona a la izquierda; ambos serán flanqueados por nuestra ruta de subida y bajada respectivamente y más al sur una serie de cerros alargados orientados de norte a sur separados por el torrente de Maiols que lleva sus aguas hacia la vertiente del Freser al colisionar con la montaña de San Roque junto a Ripoll. La variedad del manto forestal es notable, con robledales, hayedos y pinares de pino rojo y negro, casi siempre en compañía del omnipresente boj, que conforman un paisaje a veces idílico, a veces salvaje. También encontraremos pequeñas incrustaciones de prados de pasto y fuentes, en otros años, abundantes y frescas.

 

Sabias Que…….

El Puig de Sant Amand, también es llamado La balconada del Ripollès por sus magníficas vistas a la comarca.

No te Pierdas……….

Visitar alguno de los numerosos Bunkers que rodean La Vall de Freser ya que durante la Guerra Civil fue un punto estratégico.

Campdevànol


La procesión del viernes Santo

Este año, 2014, se ha celebrado la octava edición de la recuperada Procesión de los Santos Misterios de Campdevànol, este año, hace 60 años de su inicio.

-El Jueves santo, a las 18.00h, en la plaza Anselm Clavé (frente al Ayuntamiento) se hace la entrega del pendón a las autoridades del pueblo.

-Viernes Santo, a partir de las 20.30h, un equipo formado por unas 250 personas salen a la calle para poner en escena la Procesión de los Santos Misterios: una veintena de novelas, acompañados de los niños y del cortejo de diferentes figurantes.

Itinerario:

Salida desde el Pabellón de Deportes Merced Yeso, pasando por la Plaza Antoni Mª Claret, subiendo por la Avenida Montserrat, Puente de la Farga hasta la Iglesia de San Cristóbal, C / Mayor, Plaza de la Danza pasando por la plaza Anselm Clavé hasta la plaza de la Niña. La procesión finaliza en la plaza de la Iglesia.

Los pasos vivientes:

La procesión de Campdevànol tiene un rasgo característico y diferencial del resto de procesiones: se trata de una procesión en la que los pasos son interpretados por los mismos campdevanolencs / encuestas, encima de diferentes andas, que hacen la función de imagen, estáticas y mudas durante el recorrido de dos horas. El cuerpo coral en el cortejo pone banda sonora al itinerario de la procesión.

Organigrama General:

Los pasos:

-L’hort Del Getsemaní
-Ecce Homo
-Camino Del Calvario
-El Descendimiento de la Cruz
-El Santo Sepulcro
-La Dolorosa

Figurantes a pie:

-Los romanos
-La samaritana
-Judit
-La Verónica
-La Cruz del Calvario
-Los improperios
-Las Tres Marías
-Las Portadoras de la almohada de la Corona y de los clavos de Jesús

Otros:

-La coral
-Los Penitentes (portadores del parihuela)

Orígenes de los pasos vivientes:

El hecho de que la procesión de Campdevànol cuente con imágenes a cargo de personas reales se origina cuando, antiguamente, debido a la falta de recursos no se podían adquirir las figuras de representación religiosa. Fue entonces, y fruto de ello, que los vecinos y vecinas del pueblo decidieron ponerse ellos mismos a hacer de figuras estáticas. Fue así hasta 1965, último año que se llevó a cabo la procesión original, luego se detendría durante cuatro décadas hasta 2007, cuando los Amigos de la Procesión volvieron a recuperar esta liturgia.

Los Amigos de la Procesión

Actualmente los Amigos de la Procesión cuentan con 90 socios que durante todo el año organizan diferentes actividades para obtener fondos, los cuales van destinados a mantener viva la procesión, y por otra parte, para su cuidado y mejorarla año tras año . De hecho, una de las metas que se marcan desde la entidad organizadora es ampliar el número de socios y recoger suficiente dinero para renovar los pasos.

En contexto:

El municipio de Campdevànol recuperó en 2007 la procesión de Semana Santa después de 43 años de no celebrarse. Más de medio millar de personas se volcaron en cuerpo y alma para que la Procesión de Viernes Santo volviera a salir a la calle.

Los Amigos de la Procesión de Semana Santa de Campdevànol han sido los directores de orquesta de esta loable tarea y quieren enviar el interés y entusiasmo a todo un pueblo, que no desfallezca sino todo lo contrario, necesitan mucho apoyo de la gente de Campdevanol que se animen a participar en las diferente facetas en la salvaguarda y potenciación de la Procesión.

En estos ocho años de la nueva etapa de esta celebración litúrgica se han ido superando las inclemencias meteorológicas más adverso y no parece aventurado afirmar que La procesión de Campdevànol está plenamente consolidada, no sólo entre los vecinos y vecinas, sino también como atractivo turístico. Son miles las personas que asisten a cada nueva edición.

La Procesión de todo un pueblo

Que la Procesión de los Santos Misterios goza de un buen estado de salud no es ningún secreto, pero hasta este punto ha sido un largo y costoso proceso. Se tuvo que empezar de cero. Han sido necesarias muchas horas de investigación, investigación, trabajo, ensayos y reuniones. Y el trabajo hecho ha quedado patente con el éxito de cada año. Pero la Procesión del Santo Misterios no sería posible sin el apoyo y la ilusión de todo un pueblo que se vierte cada año para que los pasos salgan a la calle. Es por eso que la procesión de Campdevànol, es la procesión de todo un pueblo, que se celebra año tras año gracias al esfuerzo continuado, dedicación e ilusión de un amplio número de personas, empresas, instituciones y entidades que año tras año están a nuestro lado.

Más información: http://processocampdevanol.blogspot.com.es/

Amigos de la Procesión de Semana Santa de Campdevànol

Su Historia

La Prehistoria
Los pocos hallazgos arqueológicos impiden determinar con exactitud la cantidad de humanos que podían haber vivido durante la prehistoria a la población de Campdevànol, ni qué forma de vida tenían. Pero entre 1920 y 1925 se encontraron unos restos a unos 2 km de la antigua parroquia de San Lorenzo de Campdevànol (subiendo por la carretera de Gombrèn), cerca del río Merdàs, que indican que allí habría podido haber un poblado neolítico. La gente de este poblado, seguramente, vivió al aire libre en esta zona, y era nómada y ganadera. De los restos encontrados se desprendió que estos humanos hacían cerámica, hachas de piedra pulida y punzones de hueso y que, incluso, habían utilizado el cobre.

En 1978 se inició un segundo descubrimiento arqueológico, encabezado por Eudald Carbonell, con su equipo “Grober Xaialsa”, junto a la actual zona deportiva de Campdevànol, en el plano situado entre la falda de Palou y el cuello de Malla. De estos hallazgos se ha podido deducir que hace unos 9.000 años, aproximadamente, una tribu decidió pasar el verano en esa zona de la población. Se trataba de un grupo humano con un bajo nivel técnico en cuanto a las herramientas y utensilios, pero con un nivel cuidadoso en cuanto a la construcción de la vivienda, ya que dentro se pudieron diferenciar algunas divisiones o cámaras. Según dice Carbonell en su libro La prehistoria en el Ripollès, estos restos podían ser propias del Paleolítico Superior, ya que se encontraron restos de sílex (piedra tallada utilizada para hacer armas o herramientas) y más concretamente, del Paleolítico Superior Antiguo o musteriense, según indica la fuerte presencia de guijarros tallados y astillados.

Primeras citas de Campdevànol

La primera vez que se menciona Campodavandali en un texto fue en el acta de consagración de la iglesia de San Pedro de Ripoll en 890. En esta acta se hacía mención del hecho de que una de las dotaciones para la consagración de San Pedro era el alodio de Campodavandali, dado por los consortes Guifré y Guineguilda. Sin embargo, de este texto no se desprende si este alodio era una masía, un pueblo o un molino. Se cree, sin embargo, que en torno a este emplazamiento se fue formando un núcleo de población suficientemente numeroso como para obligar a la construcción de una iglesia, la conocida hoy todavía como “la Vieja”, a principios del siglo XI. Según el libro de Salvador Bardulet y Joan Bardulet San Pedro de Aüira en el marco de Campdevànol, podría ser que alrededor del nombre Campodavandali fueran aglutinante dos núcleos de población diferentes: el que se edifica alrededor de “la Vieja” , y lo que se edifica en torno a la iglesia de San Lorenzo de Campdevànol. Esta última consta ya en funciones de parroquia desde 1.075, y predomina sobre la de San Cristóbal hasta los acabados del siglo XVIII. El nombre de la población también figura en un documento del año 987, escrito por un asesor jurídico del conde Oliba, donde se redacta un juicio del conde sobre Montgrony ya favor de San Juan de las Abadesas.

Les Vegueries

Hacia el siglo XIII se estructuraron definitivamente las veguerías catalanas, es decir, las divisiones o jurisdicciones a cargo del veguer, que era la autoridad delegada de la corona o de una baronía en una demarcación concreta, con jurisdicción gubernativa, judicial y administrativa. El Ripollès contó con dos veguerías: la de Ripoll y Ripollès, y la de Camprodon. También hubo subveguerías, como la de la Ral y la de Ribes de Freser. Campdevànol formó parte de la veguería de Ripoll, que fue estructurada en 1325, pero el cargo de veguer era casi ejercido por el veguer de Vic y Osona y, por ello, en el censo de la población del año 1329, ordenado por el rey Pedro III, la veguería de Ripoll se incluía en la de Osona. El año 1718, al aplicarse el Decreto de Nueva Planta, la veguería quedó abolida. Sin embargo, a efectos prácticos, en 1814 todavía funcionaba, según consta en un documento del mismo año, donde se cita como notario de la curia de esta veguería el notario de Ripoll, Josep Anton Ylla, y también se hay citan algunos barrios que más tarde formarían parte de Campdevànol, como San Martín de Armàncies o San Pedro de Aüira, entre otros.

La Industrialización

La población de Campdevànol era mayormente agrícola hasta el momento en que llega la industrialización. Una de las primeras industrias que llegó en Campdevànol y convirtió este pueblo en uno de los pioneros de esta industria fue la de los claveteros, hasta el punto que en la actualidad todavía existe una calle en la población que lleva ese nombre. En Campdevànol este gremio comenzó a disfrutar de más importancia durante los siglos XVII y XVIII, y perduró al pueblo hasta finales del siglo XIX. Por aquella época se habían realizado todo tipo de llaves: tachuelas de cruz, tachuelas de bomba, marranxons, puntas de peonza, volvió, llaves de puerta … con el hierro (vergelina) obtenido por las fraguas, que transformaban la especie (la piedra de hierro). Relacionada con el hierro, pues, apareció una de las industrias de mayor importancia para nuestra población, que hoy en día aún perdura: la fragua. La primera fragua se instaló en Campdevànol el 17 de febrero de 1634, pero se instalaron otras, como la Colonia Molinou. No obstante, con el paso del tiempo, las fraguas se fueron fusionando y quedó sólo una. Hasta el 1875, la fragua fue propiamente embargo, una fragua, que producía hierro a partir de la especie, el carbón y el agua (de ahí su emplazamiento, junto a los ríos). Pero a partir de este año, la conocida ya como La Farga Casanova, se dedicó también a hacer herramientas agrícolas y para la construcción.

Hacia el final del siglo XIX aparecieron otras industrias en nuestra población relacionadas con el yeso, el cemento y el carburo. De esta manera los hornos de las colonias Molinou y del Herand funcionaron para producir cemento. Saliendo del pueblo, ya a principios del siglo XX y junto al río Merdàs, aparecieron fábricas de yeso con cuatro explotaciones como la de Carbonell, Ramón Padrós, Hermenegildo Martín y Super Gyps Isart. En 1895 se construyó la fábrica de carburo, cerca del río Freser, a raíz del puente de la Cabreta.

Los hilados y tejidos también han tenido su protagonismo en nuestra población. De este modo, la primera referencia a una fábrica de tejidos fecha del 1804, cuando se instala en la calle de la Industria la empresa Puig, Pisserra y Cía, que será titular hasta el 1911, cuando pasará a denominarse se “Calaiola” y más tarde Ca Laiola. En 1847 también consta la empresa Cayetano Piquer. Entre finales del siglo XIX y principios del XX, aparecieron en la población varias empresas relacionadas también con el textil, como Cal Ribalaigua y Martinet, que se encontraban en el interior de la población, y Molinou, Pernau y el Herand, que se encontraban en las afueras, en dirección a Ribes de Freser.

Lo que podemos deducir de todas estas industrias es que todas o casi todas se situaban junto a algún río que pasa cerca o por el interior de la población, es decir, que su funcionamiento dependía de la energía hidráulica. Esta misma energía también fue aprovechada por varios molinos harineros que hubo en la población.

El Siglo XX

A partir de 1939, la Farga también incrementó la producción de piezas forjadas destinadas a la industria del automóvil y la mecánica en general. En relación con el ramo de la metalurgia, en 1965 apareció la empresa Taga, SA, situada detrás de la actual estación de tren y junto a la carretera de Gombrèn. Esta empresa mecanizaba las piezas realizadas en la Farga Casanova, con la que estaba ligada comercialmente. En la actualidad estas dos empresas forman parte de Comforsa.

Como curiosidades destaca el hecho de que la fábrica del Herand, que se inició como fábrica de cemento, se convirtió, primero, en hilatura, y en fábrica de papel, en 1916.

La crisis industrial pero, también estuvo presente en la población y entre 1957 y 1978, y muchas empresas de la población tuvieron que ir cerrando. De este modo, en 1957 cerró Ca Laiola, 1959 cerró la fábrica de cemento del Herand, en 1964 desapareció Hay Ribalaigua; en 1968, la fábrica de Carburos Freser; en 1975, la fábrica de hilados de Molinou; en 1976, los hilados de Pernau, y en 1978, la fábrica de tejidos El Martinet.

Hoy día, sin embargo, todavía quedan algunas de estas empresas, como la Farga Casanova o el Taga, actualmente, como ya hemos dicho, Comforsa, que nos hacen mirar al pasado y recordar que nuestro pueblo vivió la industrialización con mucha intensidad.

Campdevànol y la capitalidad del metal

La entrada en el Círculo Europeo de Ciudades del Metal

El 21 de septiembre de 2012, en la ciudad de ucraniana de Donetsk, Campdevànol se convirtió en miembro de pleno derecho de la asociación europea “Ring of the European Cities of Iron Works” (Círculo Europeo de las ciudades del metal) y pasó a fue la primera ciudad española que forma parte de esta asociación, la que vela por los intereses del mundo metalúrgico y por la recuperación de la forja.

Para más información sobre el círculo consultar su página web.

La Bienal del Metal

A raíz de la incorporación de Campdevànol en esta agrupación de ciudades europeas del metal, en octubre de 2012, se celebró la primera edición de la Bienal del metal, un espacio de encuentro para todas las empresas, instituciones, forjadores y personas vinculadas al mundo del hierro. Uno de los principales objetivos de este encuentro de tres días, 5, 6 y 7 de octubre, fue promocionar la difusión y el conocimiento del sector metalúrgico. La Bienal se incluirá una muestra de stands empresariales de la industria metalúrgica de Campdevànol, El Ripollès, de Cataluña y de otros países, completada por una muestra de stands institucionales, de centros de formación, empresas suministradoras, bancos y cajas y de otras administraciones públicas que promueven la actividad económica del metal.

A caballo de esta muestra, se organizaron actividades docentes, charlas y conferencias experimentales para empleados de estas empresas y público en general interesado en el sector del metal.

La muestra se complementó, desde la perspectiva cultural, con una concentración de forjadores que hicieron una escultura siguiendo los mandatos de la forja tradicional. Una escultura para la ocasión que pretende evocar la influencia de la cultura metalúrgica en Campdevànol. El espacio de forja viva sirvió para que los ciudadanos e interesados pudieran disfrutar en directo del apasionante mundo de la forja

Si desea conocer las actividades que conformaron la muestra diríjanse aquí.

El Foro Transfronterizo del Metal

En enero de este año 2014, Campdevànol acogió el primer Foro Transfronterizo del Metal; un evento organizado conjuntamente por los Ayuntamientos de Arles sur Tech y Campdevànol con la colaboración de la Cámara de Comercio de Girona, la Unión Intersectorial del Ripollès y el Consejo Comarcal del Ripollès. Las jornadas que se alargaron durante todo el fin de semana congregaron diferentes personalidades del sector del metal a ambos lados de la frontera con la voluntad de debatir ampliamente sobre el papel que el sector debe tener en un futuro.

Si desea conocer las actividades que conformaron del foro diríjanse aquí.

Nuestro pasado metalúrgico

La población de Campdevànol era mayormente agrícola hasta el momento en que llega la industrialización. Una de las primeras industrias que llegó en Campdevànol y convirtió este pueblo en uno de los pioneros de esta industria fue la de los claveteros, hasta el punto que en la actualidad todavía existe una calle en la población que lleva ese nombre. En Campdevànol, el gremio del metal. comenzó a disfrutar de más importancia durante los siglos XVII y XVIII, y perduró al pueblo hasta finales del siglo XIX. Por aquella época se habían realizado todo tipo de llaves: tachuelas de cruz, tachuelas de bomba, marranxons, puntas de peonza, volvió, llaves de puerta … con el hierro (vergelina) obtenido por las fraguas, que transformaban la especie (la piedra de hierro).

Relacionada con el hierro, pues, apareció una de las industrias de mayor importancia para nuestra población, que hoy en día aún perdura: la fragua. La primera fragua se instaló en Campdevànol el 17 de febrero de 1634, pero se instalaron otras, como la Colonia Molinou, la Farga de Grado … Hasta el 1875, la fragua fue propiamente embargo, una fragua, que producía hierro a partir de la especie, el carbón y el agua (de ahí su emplazamiento, junto a los ríos). La actividad de una fragua consistía en fabricar hierro. Lo que conocemos como forja catalana estaba localizada, principalmente, a ambos lados de los Pirineos, porque es donde se encontraba el mineral y el carbón, con un total de 150 fraguas en las dos vertientes de los Pirineos, y donde Campdevànol, se convierte en el epicentro de la industria del metal, en la comarca del Ripollès. Empresas como La Farga de Grado, se dedicaban a la obtención directa de hierro forjado o dulce, por el peculiar y reconocido sistema de la forja catalana, centrado principalmente en la manera de hacer llegar aire al horno a través del invento habilidoso de la trompa.

Lo que podemos deducir de todas estas industrias es que todas o casi todas se situaban junto a algún río que pasa cerca o por el interior de la población, es decir, que su funcionamiento dependía de la energía hidráulica. Esta misma energía también fue aprovechada por varios molinos harineros que hubo en la población, los cuales, Campdevànol, aún conserva el antiguo molino de harina de la casa del Molino Gros.

No obstante, con el paso del tiempo, las fraguas se fueron fusionando y menguante, ya que cada vez el mineral y el carbón eran más lejos de los primeros bosques donde se extraía, y el coste del transporte era demasiado elevado. Sin embargo, la industria catalana necesitaba herramientas y máquinas, así pues pasamos de una siderurgia de productos primeros en una industria metalúrgica de transformación, de fabricar acero a fabricar producto transformado como piezas y maquinaria.

A partir del 1878. la mayoría de fraguas ripollesas desaparecieron, sólo dos sobrevivieron porque pudieron asumir el coste de comprar materia prima y derivar su producción hacia la transformación. Y a partir de la demanda que había generado la economía catalana, cada una se posicionó en mercados diferentes. Estas dos son, la Farga Palau, que desde la localización original y con una ligera modificación en las herramientas de trabajo, orientó su fabricación a los productos de cobre que poco a poco se convirtieron en exclusivos, y la Farga Casanova en Campdevànol , que dio un paso hacia la industria capitalista que exigía concentración de plantas industriales y mayor extensión de los mercados y que principalmente se dedicó a la producción de herramientas agrícolas y para la construcción.

A partir de 1939, la Farga Casanova también incrementó la producción de piezas forjadas destinadas a la industria del automóvil y la mecánica en general. En relación con el ramo de la metalurgia, en 1965 apareció la empresa Taga, SA, situada detrás de la actual estación de tren y junto a la carretera de Gombrèn. Esta empresa mecanizaba las piezas realizadas en la Farga Casanova, con la que estaba ligada comercialmente. En la actualidad estas dos empresas forman parte de Comforsa.

Hoy día, sin embargo, todavía quedan algunas de estas empresas, como la Farga Casanova o el Taga, actualmente, como ya hemos dicho, Comforsa, que nos hacen mirar al pasado y recordar que nuestro pueblo vivió la industrialización del metal con mucha intensidad.

El hermanamiento con Valldemossa

El 29 de julio de 1989 se reunieron el Sr. Francisco Briones, alcalde de Campdevànol, y el Alcalde del Ayuntamiento de Valldemossa, el Sr. Joan Muntaner y Marroig, para firmar un acuerdo, con el apoyo de unanimidad de sus respectivos consistorios, de hermanamiento de las dos villas mencionadas anteriormente.

La intención de esta unión era, y es aún hoy en día, crear un vínculo de conocimiento, de hermandad, de amistad y de colaboración entre el pueblo de Campdevànol y Valldemosa, ciudad de acogida, de nuestro pintor más reconocido, Josep Coll i Bardolet.

Desde 1989, y llevamos ya 25 años, las relaciones entre las dos poblaciones a caballo del mediterráneo no han parado de fructíferas actividades conjuntas, intercambios y una colaboración institucional a todos los niveles.

Este 2014 y en el marco de los 25 años, los dos Ayuntamientos rectificarán esta unión en el marco de diferentes actividades en Campdevànol y Valldemossa.

Si está interesado con Valldemossa y su gente puede consultar su página web municipal.

La Gala

Historia del elemento festivo

La Gala de Campdevànol es representativa de antiguas danzas ceremoniales. Su origen se encuentra en el traspaso de cargos de las pavordías del Rosario, un relieve que se hacía en septiembre por la fiesta del Rosario.

También, se ha visto la danza como una representación del derecho de pernada del señor feudal con las chicas de la población, una interpretación romántica inspirada en el legendario del Conde Arnau.

La primera referencia escrita de la danza la encontramos en 1888 en el diario “El Ripollès”, con esta mención: “debido a la lluvia no ha podido bailarse el domingo la Danza, que se verifica el lunes, Siendo ocaso las parejas que en ella tomarón parte. “(El Ripollès nº 31, 23 de septiembre 1888, p. 3). A pesar de la falta de referencias documentales anteriores, se cree que es mucho más antigua y que podría remontarse al siglo XVII, tiempo en que las cofradías del Rosario tenían mucho peso.

Desde finales del siglo XIX, se dispone de diversa documentación, sobre todo de la publicada en la prensa local. La Gala estuvo en el punto de mira de varios folcloristas, los cuando destacaron el interés y singularidad.

La danza durante el siglo XX ha ido incorporando cambios en el vestuario, en la parte coreográfica y musical, y en el sistema de renovación de los trabajadores, modificaciones que no han afectado a la estructura básica.

El nombre de La Gala le vendría dado por ser la danza de gala de la Fiesta Mayor, o por el hecho de que el maestro de baile galeja a todas las trabajadoras. Antiguamente también era conocida con el nombre de Baile de las Capuchas y Danza del Rosario, y se hacía después de la procesión, en un campo cedido para la ocasión. A diferencia de ahora, había sido una danza abierta; cuando el maestro de baile había bailado con todas las pabordesses, se abría el turno del público. Ninguna pareja no podía incorporarse hasta que la chica no había bailado primero con el maestro de baile, éste la hacía bailar y luego la entregaba al chico que la había pedido, sin que a menudo la bailaora supiera a quien sería entregada. La danza podía durar horas, dependiendo del número de parejas que participaban.

Características actuales, elementos e implantación de la fiesta

La Gala o Danza de Campdevànol es el acto principal de la Fiesta Mayor del Rosario que se celebra el tercer domingo de septiembre. Se baila el domingo y el lunes a las 18h en la plaza de la Danza, con un protocolo y ceremonial muy cuidados. Sólo en casos muy excepcionales se baila fuera de estos días o fuera de la población.

La Gala del domingo es la más esperada, ese día hay más público y autoridades invitadas. El lunes, con público todo de Campdevànol, se aprovecha para estrenar nuevos trabajadores.

Actualmente es una danza cerrada, en la que son de gran importancia todos los aspectos musicales, coreográficos y también históricos, sociales y estéticos. La danza es muy elegante y es un rasgo que la caracteriza.

El ensayo de la danza se hace quince días antes en el Centro Cívico, bajo la supervisión del director del grupo de trabajadores, que es quien convoca a los ensayos, quien selecciona los nuevos trabajadores y les enseña la danza. También durante los meses de verano se organiza una sesión semanal abierta a todos los que quieren aprender la danza.

Balladors, vestuarios y enseres

La bailan seis parejas y el capdanser, en total 13 balladors. De edades comprendidas entre los 18-27 años aproximadamente, a excepción del capdanser que suele ser, en algunos casos el de más edad o / y el que hace más años que baila la Danza. Años atrás las edades eran más diversas, y había balladors más veteranos.

Antes de la década de 1950, eran cinco las parejas que bailaban, y se cree que antiguamente podrían haber sido cuatro parejas más el capdanser.

El capdanser, llamado también galer, es la figura central de la danza y se ha llegado a identificar con el señor feudal. Lleva en la mano izquierda una almorratxa con cintas de colores y llena de agua perfumada, con la que, durante la danza, rocía a todas les balladores. Va vestido de gala, totalmente negro, excepto la camisa que es blanca, lleva sombrero de copa, gambeto y unos zapatos con una gran hebilla. Es el único ballador que danza con todas las chicas para luego entrega-a sus respectivas parejas. Tiene una forma singular de puntear la danza, haciendo característicos saltitos.

Entre les balladores, encontramos la batllessa, la primera balladora que para distinguirla como persona de alta categoría, viste diferente a las demás, hasta los pies toda negra, con mantilla blanca, un vistoso collar y un abanico antiguo. Su vestido se inspira en los vestidos de novia que antiguamente llevaban les balladores, al ser el más elegante y de mudar que tenían. Años atrás era la misma mujer del alcalde la que bailaba, ahora sólo representa el papel. Tiene el privilegio de ser la primera en bailar con el capdanser con dos vueltas a la plaza.

La Campesa, la segunda bailadora, representa la ama que deja el campo para poder bailar. Esta viste igual que las pabordesses y también como la batllessa baila dos vueltas en plaza. La figura de la Campesa desapareció cuando la danza se pasó a bailar en la plaza, pero se volvió a recuperar al cabo de unos años, continuando esta como segunda balladora.

Les balladores, llamadas pabordesses del Roser son cuatro. Visten con una falda floreada hasta debajo de la rodilla, jubón, delantal negro, pañuelo de seda, medias y capuchas blancas. Y bien ataviadas con pendientes, broches y collares. Todas les balladores exhiben vistosos abanicos, algunos muy antiguos. El capdanser baila con cada una dando una vuelta a la plaza.

Los cuanto als balladors, los dos que van delante son la pareja de la batllessa y de la Campesa, y se diferencian de los otros para llevar la barretina y la faja morada, los cuatro balladors restantes la llevan roja. Todos visten pantalones hasta media pierna, camisa blanca, barretina, faja y chalecos de terciopelo y alpargatas de siete betas. El primer ballador lleva los pantalones y el chaleco verdosa, el segundo de color gris y los cuatro restantes, dos visten con tono marrón y dos en azul.

Los trajes dels balladors son propiedad del ayuntamiento, y el mismo consistorio los guarda. A mediados del siglo XX se encargó un vestuario para els balladors, hasta entonces iban mudados pero no vestían todos iguales como ahora. Con los años, se han ido renovando algunas piezas. El ayuntamiento también dispone de abanicos, pero algunas de les balladores llevan los de la familia u otros que los han cedido por el baile, también es el caso de la mantilla de la alcaldesa o de los tornillos de todas les balladores.

Por toda bailaora la máxima aspiración es llegar a ser la primera bailaora (la batllessa), una vez lo han conseguido se retiran de la danza, y van entrando nuevas trabajadoras. La batllessa sólo lo es un año, en cambio las pabordesses van repitiendo hasta llegar a ser batllessa, siguiendo un orden de antigüedad. Als balladors y el capdanser lo pueden ser muchos años, algunos han bailado más de treinta y cinco años.

Antiguamente, la danza era también la presentación en sociedad de nuevas parejas de cortejo, todos los trabajadores debían ser solteros, excepto la batllessa, la Campesa y el capdanser. Actualmente el estado civil ya no se tiene en cuenta, y tampoco que las parejas sean pareja.

La música

Se desconoce el origen de la melodía, que es la misma que las danzas de Gombrèn, Falgars y Riudaura, entre otros. Lluís Millet Pagès la relacionó con un villancico francesa titulada “Pour l’amour de Marie” publicada en el siglo XVI, una cuestión que no ha sido suficientemente estudiada.

Está formada por dos tonadas de ocho compases cada una, repitiendo los ocho últimos, con un total de veinte y cuatro. A mediados del siglo XX se introdujeron cambios, con la incorporación del Ball Cerdà y la alternancia de instrumentos.

Hace aproximadamente unos treinta y cinco años se fijó “Mi prometido” como galope de entrada y de salida de la plaza. Antes, eran los músicos quienes decidían el galope que tocaban.

En cuanto a la letra, Rosendo Sierra Labrador en recogió una parte el semanario ripollés “La Voz Comarcal” en 1914.

Cada año, el ayuntamiento contrata dos parejas diferentes una para el domingo y otra el lunes. Se colocan sobre un entarimado en un extremo de la plaza.

La estructura del baile

A media tarde, als balladors se encuentran en el ayuntamiento, donde se acaban de vestir. Desde allí, salen en comitiva en dirección a la plaza, primero los músicos, luego el maestro de baile, siguen las seis parejas de balladors y las autoridades el final. En la plaza ya les espera un numeroso público sentado en sillas y de pie.

Al sonido del galope de entrada “Mi prometido”, els balladors entran en la plaza por un lateral, delante va el capdanser seguido de las seis parejas, una tras otra.

Al entrar els balladors dan dos vueltas a la plaza, y en la segunda vuelta saludan las autoridades, que ya se han colocado en el lugar reservado, junto a los músicos.

El capdanser toma las seis balladores, teniendo a su lado la batllesa, siguiendo la Campesa y las cuatro pabordesses, todas alineadas al lado, dándose la mano hacen una vuelta completa sobre sí mismos para volverse a encontrar en donde estaban, esta parte es conocida como “hacer el abanico”.

A continuación, el capdanser baila con cada una de las balladores haciendo dos pasadas con la batllesa y la Campesa, y una con el resto, y termina rociando con agua de rosas de la almorratxa, finalmente, las entrega a su respectivo ballador. Las parejas, cuando la chica ya ha bailado, rodean la plaza paseando.

El capdanser, entonces, se retira y las parejas pasan a bailar el baile cerdà. Baile que se introdujo en la década de los años 50 por el director, de aquel momento de la danza, el Sr. Joan Costa.

La parte final son las coplas, antes les balladores se quitan las capuchas, la batllesa la mantilla, y también se recogen todos los abanicos. Se inició con el contrapaso. Primero se hace una levantada con tres grupos de dos parejas, tras dos grupos de tres parejas y finalmente todas las parejas con una sola círculo. Esta levantada todos juntos, se hace dos veces, una de prueba y la final. Los trabajadores levantan las chicas y éstas se aguantan a sus espaldas, a la levantada final los danzantes compiten con los músicos, que tienen que aguantar la nota final tanto tiempo como las chicas están en alto. Desde hace cerca de treinta años se cuenta el tiempo que dura la altura, que está sobre los 30 segundos.

Tras la levantada final, vuelve a entrar el capdanser y con todas las parejas, hacen una vuelta a la plaza, els balladors se quitan la barretina, y se despiden de las autoridades y del público. Salen de la plaza al son del “Mi prometido” como galope de salida, y se dirigen de nuevo al ayuntamiento, de una manera más informal. Al llegar al consistorio se anota en el libro de la Gala los nombres de els balladors, la copla, el tiempo de la duración de la levantada y el nombre de las autoridades presentes. A menudo algunas de estas firman en este mismo libro y hacen una pequeña dedicatoria a la Gala.

Actualmente la duración total de la danza es de unos 30 minutos.

Sant Julià de Saltor

Sant Julià de Saltor

San Julián de Saltor es una antigua parroquia rural del municipio de Ogassa. Lugar pintoresco situado en unos planos muy bonitos, a 1350m. de altitud al pie de San Amand y el cerro de Coronas. Se llega por una pista forestal desde Campdevànol.
Formado por varias construcciones, destacan una masía y la iglesia de San Julián. Por su estructura hay que situar la construcción de la actual iglesia románica entre los siglos XI-XII, se trata de una nave cubierta con bóveda de cañón; perdió el ábside que fue sustituido por un cuerpo más elevado cubierto a dos vertientes. En el punto de unión con la rectoría hay un pequeño campanario de torre de un solo piso. La iglesia primitiva sale documentada en 890 en el acta de consagración de la iglesia parroquial de San Pedro de Ripoll. En el siglo XIV, se produjo un fuerte despoblamiento de la parroquia, hasta el extremo que no pudo mantener cura propio. En el siglo XVII le fue añadida como sufragánea la antigua parroquia de Santa María de Vidabona. En 1900, la parroquia aún tenía una población de setenta habitantes; había un rector que hacía de maestro a los niños y niñas de los alrededores hasta principios del siglo XX.

Hoy está deshabitada con la excepción de la antigua rectoría, adosada a la iglesia, que, desde hace unos años la han rehabilitado.

San Julián de Saltor es el punto de inicio de numerosas excursiones.


La Serra de Sant Amand

La Serra de Sant Amand

La sierra de San Aman – también llamada por los ripolleses San Amand, San Amanç o San Aïmant – se encuentra en el sur de la cima del Taga separada de éste por el Coll de Jou. La montaña sorprende por estar rodeada de riscos que le dan un aspecto salvaje a la vez que sus vertientes recubiertos de bosques frondosos contrastan con la grisácea roca calcárea que aflora en muchos lugares. Esta cordillera es una magnífica atalaya del Ripollès, por esta razón se conoce como “el balcón El Ripollès “. A los pies de San Aman descansa la villa de Ripoll y desde el punto más alto se puede distinguir el Pedraforca, el Montseny y hasta Montserrat. La sierra de San Aman es una montaña llena de leyendas. Arriba su cresta, al plano de la Pena, se dice que el conde Arnau construyó su castillo que estaba comunicado con el monasterio de San Juan de las Abadesas por un túnel subterráneo. El itinerario culmina en el monte de San Aman, remontando el valle del arroyo de Malatosca hasta el collado de Can Campos y siguiendo después la cabecera del arroyo de Ogassa hasta la ermita de San Martín de Ogassa. una vez allí, sube un sendero que transcurre por la falda de la sierra Cavallera hasta llegar a Coll de Jou. Coronamos la cima ascendiendo por un sendero marcado y bien marcado. Esta excursión es un poco dura, no tanto por el desnivel sino por la larga aproximación desde mas caudal. un Otra opción es realizar la aproximación en coche hasta la ermita iris de Ogassa o hasta Coll de Jou donde se puede dejar el vehículo.


El Taga

El Taga

El Taga es una montaña del Ripollés. Está situada en la Serra Conivella y está separada de la Serra Cavallera por la Portella de Ogassa. Aunque no es una montaña muy alta, domina el valle del Freser y del Ter y es un punto de referencia de la comarca. Además es un mirador espléndido de las cimas de los Pirineos de Puigmal al Canigó. Está totalmente deforestada y ocupada por prados de pastura, como la Sierra Cavallera.

Los municipios más próximos son Bruguera, Ribas de Freser, Ogassa (al que pertenece) y Pardinas.


Lugares para Visitar en el Mapa

Coche

Desde Barcelona y el área metropolitana:
C17 (Barcelona-Vic-Ripoll-Campdevànol)

Desde Girona – Francia:
– AP7-C17-C26-A26-N260-C17 (Francia-Girona-Olot-San Juan de las Abadesas-Ripoll-Campdevànol
– C25-C17 (Girona-Vic-Ripoll-Campdevànol)

Tren

Línea Hospitalet – La Tour de Carol / Enveig
Tel información: 902240202
Horarios en: Cercanias Barcelona

Bus

Autocares Teisa Tel. 972702095 http://www.teisa-bus.com
Aucotars Mir Tel. 972703012 http://www.autocarsmir.com

Taxi

Taxis con licencia de Campdevànol:
Francisco Peregrina Tel. 670661714

http://www.itaxper.com

Distàncies i temps aproximat


Desde Campdevànol a:
Ribes de Freser.
La Molina
Ripoll
Sant Joan de les Abadesses
Camprodon
Vic
Barcelona
Girona
Olot

Distancia
11 Kms.
48 Kms.
4 Kms.
14 Kms.
28 Kms
42 Kms.
108 Kms.
87 Kms.
35 Kms.

Tiempo
13 min.
1 h.
7 min.
20 min.
35 min.
45 min.
1 h 30 min.
1 h 40 min.
52 min.

 

Comienza en la estación de RENFE de Campdevànol y hay que buscar la GR-3 que sale de la colonia Molinou que nos llevará hasta Sant Julià de Saltor. A partir de allí seguiremos una marca roja hasta Sant Amand y después hasta la cima del Taga.


RUTA WIKILOC

DESCARGAS

 

Medio
12fuera de 5
Itinerario
8fuera de 5
Desplazamiento
12fuera de 5
Esfuerzo
16fuera de 5

3

3 fuera de 5
Moderado

Etiquetas asignadas a esta ruta
CampdevànolEl TagaRibes de Freser

Rutas Relacionadas

Circular Viladrau: A Matagalls por Sant Segimon

  Ruta algo dificil, sobre todo la vuelta. Comenzamos la ruta en el parking del restaurant La Solana (carretera GI-250,

La Vall d´En Bas por el Grau d´Olot

Comienza en el pueblo de Els Hostalets d´En Bas (Garrotxa). Dejaremos el coche en el parking a la entrada del

PR C-42: Sender de Taradell desde Sant Miquel de Balenyà

Ruta moderada por su kilometraje aunque no presenta grandes dificultades. Recorreremos buena parte de la ruta de pequeño recorrido PR

Sin Comentarios

Escribir un comentario
¡Sin Comentarios Aún! You can be first to comment this post!

Escribir Un Comentario

Su dirección E-mail no será publicada
Los campos marcados son necesarios*