El Everest y su macabra senda de cadáveres

El Everest y su macabra senda de cadáveres

Desde que Edmund Hillary conquistó la cumbre del Everest en 1953 se calcula que 200 montañistas han muerto en su intento de alcanzar la cima. 50 de estos cuerpos siguen congelados en el punto que alcanzaron y son utilizados como hitos para otros montañeros en la ascensión: “Instalamos el campamento a 100 metros del escalador de las botas verdes” o “tienes un saliente apropiado donde apunta la mano de Mallory“, el primer blanco en intentar (sin éxito, claro) la ascensión en 1924 y cuyo cuerpo, perfectamente conservado, fue identificado en 1999.

Un dato positivo a destacar es el reciente record de Kilian Jornet que ascendió al Everest 2 veces en 6 días.

El Everest, es la cumbre mas alta del mundo, con 8.848 m. localizado al noreste de la frontera entre el Nepal y El Tibet ocupado por China. Para llegar a la cima del Everest hay varias rutas. La mas común y la mas fácil es la ruta sur desde Nepal y la ruta norte desde el Tibet. Todas comparten una zona común, La Zona Muerta.

Everest

La zona muerta es una región donde la cantidad de oxígeno no es suficiente para sostener ninguna forma de vida. En el campamento base, a 5.000 m. es la mitad y en la cima se reduce a un tercio.

El riesgo de padecer el mal de altura aparece a partir de los 2.400 m. Los síntomas iniciales son similares a una fuerte resaca o gripe y termina produciendo desorientación, disminución de la percepción, dolor de cabeza, mareos, alucinaciones e incluso euforia. Pero lo peor de todo es la acumulación de fluidos en el pulmón, provocando un edema y la consiguiente muerte. Para evitarlo los escaladores realizan un periodo de aclimatación permaneciendo unos días e incluso semanas antes de seguir ascendiendo.

Al mal de altura hay que sumar el clima extremo del Everest con fuertes vientos que pueden llegar a los 285 Km/h y temperaturas medias de -36ºC que puntualmente pueden llegar a -60ºC. En verano pueden alcanzar los 19ºC.

Otro riesgo son las grietas ocultas que se originan al partirse los estratos y es el motivo principal de muertes en el Everest.

Everest

La odisea por conquista el Everest atrae a todo tipo de gente. Desde profesionales de la escalada a novatos que buscan un reto personal. Y como no, el empresario desaprensivo, que busca negocio en todo esto.

Una vez llegado casi al final de la zona muerta ya comenzamos a ver los primeros cadáveres. Uno de ellos es el de Francis Arsentiev, la primera norteamericana que alcanzó la cumbre del Everest en 1998 y que murió poco después, y su marido, Sergei que se despeñó cien metros después, cuando trataba de recuperar a su esposa.

Las “fitas” más famosas de la montaña corresponden al “botas verdes” y al “saludador”. El primero es el cadáver de Tsewang Paljor, un montañero indio que sucumbió a la montaña durante “el desastre de 1996”, el día más mortífero en la historia de la montaña, cuando 15 montañeros fallecieron en un solo día por culpa de un brusco cambio meteorológico en la cima. Los que ascienden hoy el Everest tienen que pasar a apenas un metro del cadáver del indio, aún equipado con sus botas verdes fosforito.

Everest

Uno de los primeros cadáveres que se encuentran los montañeros es el “saludador”, llamado así porque sus brazos parecen estar haciendo el gesto de saludar. Como tantos otros, sigue en la misma postura y el punto exacto en el que falleció. El rescate de sus cadáveres es logísticamente imposible, dada la carga que acarrean de por sí los montañeros.

Everest

Además de los 40 cadáveres desperdigados en los 840 últimos metros de la ascensión, en el Everest hay una ingente cantidad de basura que dejan los miles de montañeros que cada año emprenden la ascensión al techo del mundo. Para recoger unos y otros, cada mes de mayo el montañero local Appa Sherpa lidera la expedición Eco Everest para recoger la basura ajena y, de paso, bajarse algún cadáver.

Everest

Fuente: Columna 2

[Total:0    Promedio:0/5]

Etiquetas asignadas a esta ruta
CadáveresEverest

Rutas Relacionadas

Científicos descubren que las plantas sienten su entorno

Un estudio pionero muestra cómo las plantas sienten el mundo. Los expertos observan cómo las plantas no son muy diferentes

Consejos de como evitar intoxicarnos con setas

Una vez ya metidos en plena campaña micológica, es fácil que mientras realizamos alguna ruta senderista, nos encontremos con alguna

Consejos para caminar bajo la lluvia

Para bien y para mal, las sorpresivas tormentas de verano y la cercanía del otoño traen mucha lluvia al caminante.