Por el Massís de l´Ardenya – Cadiretes (I)

Por el Massís de l´Ardenya – Cadiretes (I)

descripción Por el Massís de l´Ardenya – Cadiretes.

Situación Solius, Baix Empordà, Catalunya, España

Notable Notable.




Descripción Dificultad: Notable.

Distancia Total Distancia Total: 31, 18 Kms.

Altitud_Máxima Altitud Máxima: 452 mts.

Altitud_Minima Altitud Mínima: 62 mts.

Desnivel Desnivel Acumulado: 1.223 mts.

Tiempo Total Tiempo Total: 9 h. 36 min.

Punto de Salida Punto de Salida: Ermita de Santa Maria de Solius.

Punto de Llegada Punto de Llegada: Ermita de Santa Maria de Solius.


Ficha Técnica de la Ruta: ¿Qué es el índice IBP?

 
Ruta fácil aunque algo larga donde recorreremos una parte importante del Massís de l´Ardenya. Donde veremos lo que durante muchos años ha sido su principal motor económico, el corcho. Con sus grandes arboledas de encinas.
La Ruta comienza en Solius, mas concretamente la ermita de Santa Maria de Solius. La ruta no esta muy bien señalizada, sobre todo su primera mitad, por lo que seguir el track atentamente. Visitaremos en primer lugar Les Roques Bessones, y sus grandes formaciones rocosas. Seguiremos dirección a la planta de compostaje, su olor ya lo delatará. Seguiremos por Can Durán, por las gorgues de la Riera de Sant Baldiri. Seguiremos la riera durante unos metros y giraremos hacia la derecha hasta alcanzar una pista forestal, donde nos llevará por una fuerte pendiente de subida hasta Can Cabanyes. Seguiremos por un sendero de bajada hasta llegar a Sant Grau. Opcionalmente si tenemos tiempo podemos desviarnos e ir a ver la Creu de Fusta, La Font d´en Bigues (sin agua) y lo que parece ser un Menhir. Volveremos a Sant Grau y cogeremos un camino que nace al lado de la carretera y seguiremos dirección Els Caputxins. Seguiremos por Sant Baldiri y el Montclar (407 mts)donde lo subiremos. Un poco antes de llegar a la cima sale un sendero a mano derecha que será el que seguiremos cuando bajemos. Tras unos metros de fuerte bajada llegaremos a La Dona de Pedra. Seguiremos el sendero hasta llegar a la riera de Vallpresona. A partir de aquí el camino se hace mas suave, casi llano hasta llegar a La Cova de la Roca dels Moros i el Castell de Solius. Un poco mas adelante esta la ermita de Santa Maria de Solius, punto de partida.

Índice MIDE ¿Qué es el MIDE?

 


 

Lo Mejor de Esta Ruta

  • Santa Maria de Solius: Monasterio dependiendo de Poblet, fundado en 1967, sobre restos románicos. El edificio actual (s.XVIII) consta de una nave central y capillas laterales. Destaca el campanario, visible desde todo el Valle de Aro y la exposición de dioramas de pesebre todo el año. Monasterio cisterciense dependiendo de Poblet, fundado sobre restos románicos el 21 de enero de 1967, por Santa Inés, patrona del vecindario. El campanario es visible desde todo el valle de Aro. Este monasterio no está abierto al público en general, sino sólo a los hombres que quieran hacer una retirada espiritual. Lo que sí podemos ver es el fantástico pesebre hecho por el hermano Gilbert, uno de los monjes de la congregación cisterciense. Tiene más de 30 dioramas o escenas y se puede visitar todo el año. Se desvía un poco de la ruta, pero también nos complenta una visita ya que en media hora lo podemos tener visto. Para visitar el pesebre es mejor concertar la visita.
  • L’Esfinx del Montclar: o también llamado la Dona de Pedra; se trata de un gran pilar de roca con incrustaciones que nos recuerda los antiguos tótems sagrados que se erigían para representar divinidades ancestrales.
  • Can Cabanyes de Montagut: Esta es una masía situada cerca del Castillo de Montagut. Es una masía fortificada que actualmente está en ruinas, pero mantiene todavía gran parte de la muralla exterior de planta cuadrangular, la puerta de entrada de la muralla y vestigios de lo que podría haber sido una torre de defensa en el extremo este de la muralla . La masía en sí conserva parte de las paredes exteriores y los umbrales de entrada de las puertas. Cogiendo el desvío de la izquierda se puede llegar hasta el paradolmen de Can Cabanyes y la Piedra de los Sacrificios con un grabado ramiforme con dos ramas.

 

No te Pierdas……….

Les gorgues de la Riera de Sant Baldiri.

 

Sabias que……….

El topónimo l´Ardenya, se trata de un nombre de origen celta, que quería decir meseta en catalán primitivo. Hoy ha desaparecido del lenguaje ordinario como apelativo, pero queda fijado en algunos topónimos.

Massís de l’Ardenya

El macizo de la Ardenya o sierra de la Ardenya, también llamado “Macizo de Cadiretes – el Ardenya”, es un conjunto de montañas situadas en la zona litoral de la comarca de la Selva, Gironès y el Baix Empordà, con una elevación máxima de 512,1 metros. En 2004 se aprobó la creación de un PEIN (Plan de Espacios de Interés Natural) de 7.740,15 hectáreas que comprende gran parte de las 8.552 hectáreas que ocupa el macizo.
El sector Selva de la Cordillera Litoral Catalana comprende un conjunto de cerros poco elevados, pero que constituyen una auténtica barrera entre la costa y la llanura interior del fondo de la depresión de la Selva.
Destaca el Puig de Cadiretes (518,7 m), justo en el límite de la comarca con el Gironès y la Selva. La llanura litoral y aluvial del Tordera separa dos conjuntos orográficos definidos. Al norte del Tordera destaca el Puig de les Cadiretes (518,7 m), Montagut (498,3 m), Montllor (470,4 m), monte de las Coles (416,8 m), Montllor Pequeño (403, 4 m), monte de Sant Baldiri (401,5 m), El Montclar (401,1 m) y el Puig Nave (227,2 m). Estas montañas se encuentran dentro de los términos municipales de Tossa de Mar, Santa Cristina de Aro, Sant Feliu de Guíxols, Caldes de Malavella y Llagostera.
Al sur la sierra de la Ardenya limita con el extremo septentrional de la sierra de Marina, en el lado meridional del arroyo de Tossa. Al norte el macizo de la Ardenya limita con el macizo de las Gavarres.
En su extremo oriental, en la orilla del mar, la cordillera cae abruptamente, formando acantilados y calas a lo largo de la costa entre Sant Feliu de Guíxols y Tossa de Mar.
El sector del litoral inspiró a Ferran Agulló para bautizar la Costa Brava.

MEDIO FÍSICO
Cabe señalar la singularidad geológica que representan algunas formaciones características del macizo de las Sillas, como los afloramientos graníticos de excepción y los bloques graníticos modelados por los agentes erosivos, que han dado formas muy curiosas como las de Pedralta, formada por un gran bloque basculante.
Los Carcaixells y domos de Solius se han erosionado en forma de panes de azúcar. La línea litoral de este Macizo presenta también un notable interés con biocenosis marinas características de los tramos de costa rocosa alta, fuertemente batida, y de aguas profundas y limpias.
Los sistemas marinos son representativos del sur de la Costa Brava, con una influencia muy atenuada del golfo de León, unas aguas todavía frías pero con mucha menos materia orgánica en suspensión y más transparencia, lo que facilita la dominancia algal hasta los 60 m de profundidad.

BIODIVERSIDAD
La función principal de los espacios naturales protegidos de Cataluña es conservar muestras representativas de la fauna, la flora y los hábitats propios del territorio, de forma que se puedan desarrollar los procesos ecológicos que dan lugar a la biodiversidad (la amplia variedad de ecosistemas y seres vivos: animales, plantas, sus hábitats y sus genes).
El macizo de las Sillas es relevante para la vegetación muy densa y compacta, constituida sobre todo por bosques de alcornoques, pero también encinas y pinos sobre un sustrato claramente granítico. Hemos de señalar la presencia de elementos extramediterráneos (eurosiberianos y atlánticos) aportando un notable interés como centro de especies de flora de afinidades atlánticas y la existencia de varias especies endémicas y raras de Cataluña. En la línea litoral presenta biocenosis submarinas características de estos tramos de costa (como, por ejemplo, el grapissar).

FLORA Y VEGETACIÓN
El paisaje de esta cordillera, plenamente mediterráneo septentrional, se sitúa dentro del dominio del alcornocal (Quercetum ilicis gallo-procinciale suberetosum) y el territorio es ocupado en gran parte por los matorrales silicícolas (Cisto-Lavanduletea). El Macizo presenta un notable interés biogeográfico y contiene varias particularidades tanto florísticas como fitosociológicas (de sus comunidades vegetales). Hay que remarcar la presencia de áreas notables por su riqueza en especies boreales, rodeadas por una vegetación claramente mediterránea. Algunas especies extramediterráneas como la Drosera rofundifolia, Potamogeton polygonifolius, Hypericum Elodia y Sphagnum subnltens encuentran en esta zona las localidades más cercanas en el Mediterráneo.
La influencia centroeuropea y atlántica también se refleja en las hondonadas y umbrías húmedos, donde hay bosques de ribera como las alisedas (Lami-Alnetum), avellaneros, castaños y matorral de laureles (Osmundo- Lauretum), entre otras formaciones particulares. La presencia de estos elementos extramediterráneos en este macizo plenamente mediterráneo le otorga un notable interés como centro relicto de especies de afinidades atlánticas que, tiempo atrás, debían ser ampliamente representadas en estas tierras. Los pequeños prados de terófitos (o plantas anuales) que aparecen en los claros de los matorrales o pequeñas cavidades húmedas temporalmente (Helianthemlon guttata, Isoetion, Nanocyperion flavescentis) son ricos en pequeñas especies interesantes y bastante raras en Cataluña (Ophioglossum lusitanicum, Isoetes duriei, Cicendia filiformis, Cyperus flavescens, …). También se encuentran especies mediterráneas endémicas de área más o menos reducida (Teline linifolia, Iberis linifolia ssp. Dunalii), que se encuentran en otros espacios, como las Gavarres y el Montgrí, pero que son bastante escasas.

FAUNA
La fauna terrestre es típicamente mediterránea con algunas comunidades de predadores bien estructuradas, y se pueden encontrar aves rapaces diurnas como el azor (Accipiter gentilis), el gavilán (Accipiter nisus), el búho real (Bubo bubo), el águila culebrera (Circaetus gallicus), el ratonero (Buteo buteo), el halcón peregrino (Falco peregrinus) y el cernícalo común (Falco tinnunculus). En cuanto a los mamíferos carnívoros, cabe subrayar la gineta (Genetta genetta), la garduña (Martes foina), el tejón (Meles meles), la comadreja (Mustela nivalis) y el zorro (Vulpes vulpes).
Cabe mencionar que la golondrina dáurica (Hirundo daurica), así como el cormorán moñudo (Phalacrocorax aristotelis), especies bastante raras en Cataluña, crían en este Espacio.
En los fondos marinos son de gran interés las formaciones de grapissar y los bloques coralígenos de profundidad, muy diferentes paisajísticamente los que encontramos en las islas Medes.

Vulnerabilidad Natural e Impacto
Los principales impactos se centran en procesos erosivos y de degradación de la vegetación. Por otra parte, también tienen lugar expoliaciones y degradación de los fondos marinos y del medio subacuático en general. Otros impactos son la sobrefrecuentación, por ejemplo en otoño, por buscadores de setas en la zona de cala Almendro. Hay algunas especies introducidas, como la tortuga de Florida (Trachemys scripta elegans), y también algunas plantaciones forestales que acidifican el suelo, como el eucalipto (Eucaliptus sp.) O el pino de Monterrey (Pinus radiata).
En cuanto a la vulnerabilidad natural, este macizo presenta comunidades vegetales que son altamente inflamables. Paralelamente, los medios marinos bentónicos son bastante sensibles a las alteraciones y, cuando son degradados, requieren de mucho tiempo para recuperarse (por ejemplo, los coralígenos).

ECONOMIA
Los usos que tienen lugar en este espacio son diversos. Por un lado se llevan a cabo actividades silvícolas a sus masas, que se combinan también con los usos agrícolas de las zonas más llanas. También tienen lugar las actividades cinegéticas y otros usos turísticos y recreativos, como la pesca deportiva y profesional en el mar. El Espacio cuenta con algunas carreteras y varios viales forestales que lo atraviesan y dan acceso a masías y otras instalaciones que se dispersan en su territorio. Hay también algunas líneas eléctricas.

Santa Maria de Solius

Santa Maria de Solius

Santa María de Solius es un monasterio cisterciense, situado junto a la iglesia parroquial de Santa Inés de Solius, en Santa Cristina de Aro. [1] Fue fundado en 1967 por el Exabit del Monasterio de Poblet, Edmon María Garreta y Olivella, y tres monjes más del mismo monasterio. La comunidad, que se dedica principalmente a la oración, tiene un taller de encuadernación de libros y una exposición de pesebres diorama.
En 1969 se inauguró el monasterio de nueva planta, obra del arquitecto Joaquín Maggioni, dejando la antigua rectoría como hospedería monástica. [1] Se edificó junto a la iglesia parroquial de Solius, un edificio neoclásico del siglo XVIII sobre la base de una iglesia románica del siglo X o XI. [2] de una sola nave, hay tres capillas laterales por lado, algunas con retablos barrocos de factura popular, y un campanario octogonal coronado por una cúpula. El presbiterio se adaptó para el corazón de la comunidad, con una sillería muy simple, la apertura de tres ventanales, la piedra de altar cuadrada y una imagen de Santa María de Solius, obra de José Martí Sabé.
La comunidad, formada por una decena de monjes, reparte el tiempo entre la liturgia, la acogida espiritual, el cultivo de la tierra y la encuadernación artística de libros, con el que subvé a las necesidades materiales del monasterio, que en 1987 obtuvo el estatus canónico de priorato independiente. La biblioteca, fruto principalmente de donaciones de benefactores, es ya bastante importante. Este monasterio es conocido por sus pesebres dioramas, que se exponen desde 1992, hechos por Fray Gilbert Galceran y Famadas. La comunidad también se ha destacado como defensora de los parajes naturales de Solius, amenazados a principios del siglo XXI para proyectos de urbanizaciones.


Sant Grau d'Ardenya

Sant Grau d’Ardenya

Sant Grau de l´Ardenya es una iglesia del municipio de Tossa de Mar (Selva). Es un edificio de estilo neorrománico, de grandes dimensiones, situado al borde de un monte y adosado a una construcción con apariencia masía. Consta de dos plantas, laderas en laterales y está formado por la iglesia, un patio central y las estancias adosadas al norte, sur y poniente. En los alrededores de este recinto, además de las ruinosas instalaciones hoteleras de los años 50-60, destacan la torre de agua, la balsa y la Cruz de término de Sant Grau de Ardenya de piedra caliza de Girona. Es una construcción que forma parte del Inventario del Patrimonio Arquitectónico de Catalunya.
El edificio, cubierto de enlucido a excepción de las aberturas, está presidido por un gran patio delantero rodeado de un muro de piedra de unos 30 cm que magnifica la entrada. La fachada principal, que tiene tres plantas, consta de una gran portada adintelada con forma de arco de medio punto y varias aperturas, la principal de las cuales tiene un dintel de dos piezas con decoración trilobulada. Dentro del edificio, justo pasar la puerta principal con fachada de granja tradicional, hay un patio interior que divide el conjunto en dos naves, a modo de claustro, con la iglesia al fondo.
La iglesia es de planta rectangular, con una sola nave y ábside semicircular con aberturas alargadas y decoradas con vidrieras. Tiene un corazón a los pies de la nave, las paredes policromadas y un retablo de madera, con tres pináculos centrales, dedicado a Sant Grau y otros elementos como el púlpito, la sacristía y la pila bautismal de mármol blanco y datada de 1666. Las paredes laterales de la iglesia están dotadas de cuatro contrafuertes por banda que, en alelos adosados ​​de la parte septentrional, para salvar el desnivel, siguen en número de seis.
La fachada de la iglesia está dividida en dos partes, centralizadas por la portada y por el rosetón, con una doble línea moldurada de separación. La parte baja tiene dos escaleras a ambos lados (accesos a los laterales) y una portada neorrománica con arco de medio punto, columnas a los montantes, molduras, inscripciones (Domus coeli y Porta Coeli) y decoración geométrica. Esta decoración está dotada de elementos iconográficos relativos al santuario, como los floreros, haciendo referencia a una olla milagrosa. La parte alta contiene un gran rosetón circular con vidrieras y decoración polilobulada y superpuesta, una cornisa con pináculos prismáticos en las esquinas y decoración de arcos ciegos. Arriba del tejado se alza el campanario cuadrado, con aberturas de arco de medio punto y remate piramidal.
Cabe destacar el imponente ábside semicircular, ya que sobresale bastante del resto del edificio. Hay un total de 23 ventanas repartidas entre la planta baja y el primer piso. La planta baja hace función pública (bar, almacenes y servicios) y el primer piso son habitaciones. Existen, en la misma finca de 234 ha., Algunos cortijos derruidos, varios chalets, un pantano y minas de agua unidas mediante túneles. Todo el edificio hace unas dimensiones aproximadas de 30 metros de ancho por 65 metros de largo.
Antiguamente en Tossa se celebraban al menos 4 encuentros en ermitas cercanas a la ciudad (San Benito de se pero de en Hierro, San Grado de Vallprehona, Sant Baldiri de Canyet y la Virgen de Gracia o de Can Payet). Los días de acopio servían a las familias y amigos separados por la distancia para reencontrarse y participar en actos folclóricos y religiosos. De estos 4 grandes encuentros sólo se siguen produciendo dos, el de San Benito y el de Sant Grau, en verano y en otoño respectivamente.
El santuario de Sant Grau es uno de los lugares emblemáticos de Tossa y de la zona y se celebra el encuentro anual el 13 de octubre. Es tradicional ir a comer arroz y comer costillas de cordero en pequeños grupos alrededor del santuario. Después hay un baile de sardanas y se sortea un cordero vivo. Ese día es cuando se cantan unos gozos del centro XVII (1696) en honor del Santo que tienen como tonada el siguiente verso:
“Dichosa tierra de Tossa Que tan grande tesoro guardas Vuestra suerte es venturosa Pues la poseéis en paz: De brazo y mejilla reliquia, Y un diente adorau, Al devoto quien os suplica Favoreced-el Santo Grado”.
Hay noticias de Sant Grau también llamado San Grado de Ardenya, a mediados del siglo XV (1452). Parece que la iglesia fue restaurada por el anacoreta Jaume Corbera (1436-57), que también restauró la ermita de San Telmo de Sant Feliu de Guíxols y la Ermita de San Sebastián de la Guarda de Palafrugell. Sin embargo, las primeras noticias son de 1408, cuando los parroquianos de Tossa reciben el permiso de edificar. El edificio actual es una restauración del siglo XIX sobre el edificio del siglo XVII.
El patrón del Santuario es San Grado de Aurillac, Auvernia Francia (siglo IX-X). La tradición dice que en este lugar había un pequeño oratorio donde durmió el santo y que fue María de Montpellier, madre del Rey de la Corona Catalano-aragonesa, Jaime I de Aragón, quien llevó algunas reliquias del Santo a principios del siglo XIII. Estas supuestas reliquias se guardan en la iglesia parroquial de San Vicente de Tossa.
Hay noticias de la construcción del altar mayor (1515) y del altar del Rosario (1612) y de San Isidro (1624). Del siglo XVIII hay referencias que vinculan la decoración de San Grado a los artesanos de Tossa de Cas Fuster, una familia de escultores que dejaron en Tossa muchas muestras artísticas.
El santuario fue abandonado desde la guerra del francés (1795) y desamortizado en 1798, bajo el gobierno de Godoy y el reinado de Carlos IV. Esta finca, el Estado vendió en 1806 a Antonio de Valle y de Planells y, hacia 1886 ya correspondía a cinco propietarios distintos. Parece que, desde 1808 a 1882, las antiguas imágenes de Sant Grau y la Virgen se depositó en la iglesia de Tossa para evitar el saqueo francés.
Fue reconstruida en 1882, cuando fue propiedad de Grado Rodés Moré, un comerciante barcelonés de ascendencia tossense que actuó de ecónomo administrador del santuario, y se le dio su aspecto actual. Este fundó un beneficio al santuario dotado con 14000 pesetas. El proyecto de la portada fue de Juan Guardia y la construcción fue de Narciso Campos. La decoración de la iglesia y el altar es de Epifanio Robert, según un proyecto de Antoni Rigalt i Blanch.
Durante los años 50-60 funcionó como hotel. Actualmente, y desde 1964, es propiedad de una entidad financiera aragonesa (Caja de ahorros y Monte Piedad de Aragón y La Rioja-Grupo Ibercaja), que la embargó a su propietario Domingo Gotarra Blanqué por impago de préstamo hipotecario.
El entorno está salpicado de casas y chalets, tanto delante como en los alrededores del santuario. Esto se debe a que hubo un macroproyecto de urbanización que no terminó de cuajar. [1] El santuario, que ya reclama una nueva restauración, se abre una vez al año, en octubre, y es un lugar muy visitado a nivel comarcal.
Como curiosidad, destacamos la existencia de una famosa jarra de agua milagrosa de que estaba dotado el santuario, hasta que no desapareció en 1992. Esta olla, según la tradición popular intercedía, a la hora de encontrar marido, a las mujeres que metían la cabeza y decían una oración.


Castell de Solius

Castell de Solius

El Castell de Solius es un monumento del municipio de Santa Cristina de Aro en la comarca del Baix Ampurdán declarado bien cultural de interés nacional.
Quedan unos pocos vestigios en una peña escarpada, sobre la parroquia. De época medieval tan sólo quedan los rebajes artificiales hechos en la roca. Una parte se reedificó con motivo de las guerras del siglo XIX.
En una de las paredes fortificadas aún se conserva una puerta de arco rebajado que da acceso a unas escaleras para subir, incluso muchas de ellas están picadas sobre la piedra. A lo largo de los muros que quedan del castillo se encuentran agujeros redondeados que antiguamente servían para poner estructuras de madera para cerrar el acceso al recinto.
A media montaña se conserva una cisterna o recogedor de agua hecho de piedra y que está tapado por la espesura.
La fortaleza no aparece documentada antes del 1485, durante las Guerras de los Remensas, momento en que se la apodera Miguel Safont de Cassà de la Selva.
Era un habitáculo normal y, en peligro de guerra, era una fortaleza. Consta que algunos campesinos de Solius estaban obligados a su defensa, dado que pertenecía a la Sede de Gerona: “a hacer guardias en dicho castillo y personal para hacer barreras y barbacanas”.
Con el tiempo perdió importancia por su difícil mantenimiento. El propietario de Can Dalmau hizo obras en 1830 (en época carlista) de escasa solidez, que son las que se han conservado hasta ahora.


Lugares para Visitar en el Mapa

 

La Ruta comienza en Solius, mas concretamente la ermita de Santa Maria de Solius. La ruta no esta muy bien señalizada, sobre todo su primera mitad, por lo que seguir el track atentamente. Visitaremos en primer lugar Les Roques Bessones, y sus grandes formaciones rocosas.


RUTA WIKILOC

DESCARGAS
Medio
8fuera de 5
Itinerario
12fuera de 5
Desplazamiento
12fuera de 5
Esfuerzo
16fuera de 5

3

3 fuera de 5
Moderado

Etiquetas asignadas a esta ruta
Cadiretesl´ArdenyaMontclarSolius

Rutas Relacionadas

La Vall d´En Bas por el Grau d´Olot

Comienza en el pueblo de Els Hostalets d´En Bas (Garrotxa). Dejaremos el coche en el parking a la entrada del

Por los Alrededores de Vallforners

    Ruta fácil, exceptuando una subida inicial hasta llegar a las ruinas de Mas Déu. Comienza en el parking

Circular Torrent de la Cabana i Serra de Sant Marc

La ruta comienza el la estación de RENFE de Campdevànol. Cerca de allí sale el Camí Ral i Ramader en

Sin Comentarios

Escribir un comentario
¡Sin Comentarios Aún! You can be first to comment this post!

Escribir Un Comentario

Su dirección E-mail no será publicada
Los campos marcados son necesarios*