Responsabilidad civil del guía de montaña

Volver al Inicio
Responsabilidad civil del guía de montaña

Seguramente hemos salido alguna vez en grupo por la montaña, ya sea guiados por una persona con cierta experiencia o que haya hecho la ruta en otra ocasión y conozca el camino, o seamos nosotros el guía por ser la persona con mas experiencia.

Seguro que también nos hemos preguntado hasta que punto el guía es responsable en caso de accidente de uno de los miembros del grupo.

He leído mucho sobre esto y puede que más de uno se sorprenda cuando sepa que el simple hecho de actuar como organizador de una excursión nos hace responsables del grupo, a pesar de no ser una actividad empresarial y no cobrar por ello. Todos los días leemos o recibimos invitaciones a traves de las redes sociales de excursiones o rutas de montaña, habitualmente organizadas por un grupo de amigos o coincidentes entre los que no suele haber una persona habilitada para ejercer de guía.

Debemos ser conscientes de que los guías casuales que toman el liderazgo en cualquier actividad que entrañe cierto riesgo se hacen responsables del grupo.

Senderismo:

Actividad deportiva y recreativa que consiste en recorrer a pie caminos señalizados o no, preferentemente tradicionales, que pueden estar a su vez homologados (Senderos Locales, Senderos de Pequeño Recorrido, Sendero de Gran Recorrido).

Montañismo:

El montañismo o alpinismo nace en los alpes al final del siglo XVIII siendo una disciplina que consiste en realizar ascensiones a las montañas. Es también el conjunto de técnicas, conocimientos y habilidades orientadas a la realización de este objetivo. El montañismo no es un simple deporte, pues deriva de una antigua actividad exploratoria del ser humano y como tal cuenta con una historia y tradiciones muy importantes que determinan una ética bien definida (by fair means) que es la parte entre esta disciplina y otras formas de turismo de aventura.

Personas que conducen grupos:

Guía benévolo

Se trata de la persona que asume la función de guía sin título que le acredite para ello y sin relación contractual con el resto de participantes, es decir, sin percibir remuneración económica alguna, pero lidera el grupo, toma decisiones y ostenta una posición de liderazgo frente al resto.

Guía

Monitor de Senderismo:

Persona con titulación expedida por la FEDME facultada para organizar y dirigir actividades de senderismo. También itinerarios que discurra en todo momento por viales de comunicación (carretera, carriles, pistas), circulables a vehículos, y caminos o sendas peatonales, siempre y cuando sean
anchas, continuas y definidas.

No se consideran tales, senderos estrechos o poco definidos de montaña, trazas o rastros, discontinuos de paso, ni los tramos de monte o campo a través.
Quedan fuera de su ámbito de actuación o competencias, organizar actividades de montaña o ascensiones a cumbres, que supongan transitar recorridos por campo o monte a través.

Se excluye también, expresamente de su ámbito de actuación o competencia:

Los terrenos nevados o glaciares y actividades que necesiten para su progresión o aseguramiento, cuerdas, técnicas y materiales específicos de escalada.

Guía de montaña

Montañero profesional que conduce a un individuo o un grupo por la montaña, al tiempo que realiza tareas de enseñanza y entrenamiento deportivo, proporcionando seguridad al aficionado que realiza la actividad montañera. Gestiona el riesgo de esas actividades realizadas en el medio natural y aporta seguridad.Generalmente está certificado por su pertenencia a una asociación.

Guía

En España actualmente la formación de los Guías de Montaña, Técnicos Deportivos en Montaña, está completamente regulada por dos Normas Estatales: el RD 318/2000 y por la Orden ECI/858/2005.

La formación está estructurada en tres niveles:

PRIMER NIVEL
CERTIFICADO DE INICIACIÓN AL MONTAÑISMO, común a todas las especialidades del segundo y tercer nivel y curso de paso obligado para acceder y terminar un segundo nivel que otorga las competencias para trabajar como guía.

SEGUNDO NIVEL
GUÍA ACOMPAÑANTE DE MONTAÑA / TÉCNICO DEPORTIVO EN MEDIA MONTAÑA
GUÍA DE BARRANCOS / TÉCNICO DEPORTIVO EN BARRANCOS
GUÍA DE ESCALADA / TÉCNICO DEPORTIVO EN ESCALADA
TÉCNICO DEPORTIVO EN ALTA MONTAÑA

TERCER NIVEL
GUÍA DE ALTA MONTAÑA / TÉCNICO DEPORTIVO SUPERIOR EN ALTA MONTAÑA
TÉCNICO DEPORTIVO SUPERIOR EN ESQUI DE MONTAÑA
TÉCNICO DEPORTIVO SUPERIOR EN ESCALADA

POSIBLES RESPONSABILIDADES

La alarma en el mundo del montañismo salto mayormente a raíz de la Imputación por homicidio imprudente del organizador de una excursión de montaña en la que falleció una mujer en el año 2013. Noticia del Diario Vasco.

A pesar de que esto debe servir para saber como hacer las cosas correctamente, tampoco hay que alarmarse, ya que para llegar a lo extremos de una sentencia condenatoria contra el guía se debe determinar como mínimo, que existen como en el caso expuesto anteriormente:

Imprudencia: Afrontar un riesgo de manera innecesaria pudiendo evitarse. (hacer de más) Falta de planificación de la actividad: Predicción meteorológica adversa. Ratio elevado monitor – guía (18 personas en terreno nevado a 2000m de altitud, un profesional llevaría 1-6)

Negligencia: Implica una falta de actividad que produce daño. (no hacer). Hay falta de vigilancia y control de los miembros del grupo. Ya que estos se fueron quedando literalmente por el camino y fueron socorridos por montañeros ajenos al grupo.

Impericia: Se presenta en aquellas actividades que para su desarrollo exigen conocimientos técnicos especiales. (no saber hacer) los hechos expuestos manifiestan un desconocimientos de Protocolo de conducción de grupos en montaña, actuación en caso de emergencia, primeros auxilios, etc.

Por lo tanto, nos planteamos: ¿debemos seguir acompañando a los amigos a la montaña sin ser guía o monitores titulados?, mi consejo es que dejemos que sean los profesionales lo que organicen eventos deportivos de riesgo.

En los casos en los que un grupo de amigos nos reunimos para caminar juntos, el organizador o persona que suele hacer de guía del grupo, bien por conocer mejor la zona, por tener mayor experiencia en la montaña o simplemente porque decida actuar de líder del grupo debe adoptar la medidas de precaución necesarias para prevenir que se produzcan accidentes, evitando riesgos innecesarios, acciones imprudentes o exponiendo al grupo a una ruta de dificultad o nivel superior al de los senderistas a los que acompaña. En ningún caso dejar que el grupo se disperse o abandonar a alguno de ellos por perder el ritmo. Ya que legalmente esa persona es responsable del grupo al que conduce o acompaña.

Estamos exponiendo un caso bastante extremo y no es mi intención polemizar sobre esto, pero si concienciar de la importante responsabilidad que asumimos cuando conducimos a un grupo de personas por la montaña.

Ante todo, lo que principalmente recomiendo para evitar problemas, al menos de responsabilidad civil, es que el guía se asegure de que los componentes del grupo al que conduce o acompaña estén federados en montaña con lo cual la responsabilidad civil esta cubierta por la póliza de seguro, que asumirá los gastos de posibles rescates, traslados y asistencia sanitaria o indemnizaciones.

Fuente: Los senderos de osnofla