Riells i Viabrea – Castell de Montsoriu – Hostalric

Riells i Viabrea – Castell de Montsoriu – Hostalric

descripción Visita al Castell de Montsoriu saliendo desde Riells i Viabrea y vuelta a Hostalric

Riells i Viabrea, La Selva, Catalunya, España

Moderado Moderado



Descripción Dificultad: Moderada.

Distancia Total Distancia Total: 23, 95 Kms.

Altitud_Máxima Altitud Máxima: 615 mts.

Altitud_Minima Altitud Mínima: 64 mts.

Desnivel Desnivel Acumulado: 767 mts.

Tiempo Total Tiempo Total: 7 h. 28 min.

Punto de Salida Punto de Salida: Estación Rodalies Riells i Viabrea.

Punto de Llegada Punto de Llegada: Estación Rodalies Hostalric.


Ficha Técnica de la Ruta: ¿Qué es el índice IBP?


© Copyright José Luis Cañigueral.

 
Ruta fácil que la he calificado de moderada por su kilometraje aunque no presenta ninguna dificultad salvo un corto recorrido con rocas en la subida al Castell de Montsoriu. Casi en su totalidad se hace por carretera, centro urbano y caminos amplios bien señalizados.

Comienza en la estación de RENFE de Riells i Viabrea (R11). Salimos de la estación y tras pasar por el parking de la estación giramos hacia la izquierda cogiendo la carretera GI-552 atravesando la via del tren por debajo del puente. La seguimos hasta Breda, pueblo de cerámica. Allí podemos aprovechar y visitar los enclaves mas turísticos como son: La Iglesia de Santa María, El Monasterio de San Salvador y El Ayuntamiento (todo en la misma plaza).

Salimos de Breda por la misma carretera y tras unos pocos Km. nos desviamos hacia la izquierda por un atajo con ligera subida para luego volver otra vez a la carretera. Un poco mas adelante nos encontramos la PR-C 201 que nos llevará sin dejarla hasta el Castillo de Montsoriu. El camino viene muy bien señalizado con fitas cada pocos metros. A medida que nos acercamos al Castillo el sendero se hace mas empinado y abrupto.

El Castillo de Montsoriu en la actualidad está en fase de restauración pero se puede visitar con o sin guía. Hay que pagar entrada. Mas información en www.montsoriu.cat.

Una vez visitado volvemos por nuestros pasos por la PR-C 201 que al llegar a la carretera GI-552 pasa a ser SL-C 88 con marcas verdes y blancas. Al inicio el camino es amplio y de ligera subida. Tras unos pocos Km. se hace de suave bajada y la vegetación es mas pobre, donde el alcornoque es el árbol estrella. El sendero termina en el complejo eclesiástico de Sant Llorenç de Gaserans.

A partir de aquí los campos de cultivo se hacen los dueños del paisaje. Tras recorrer algún núcleo de casas aisladas llegaremos a un parque fotovoltaico, atravesaremos la línea del AVE y la riera de d´Arbucies. Tras recorrer durante unos metros la línea del tren por debajo del puente llegaremos a la carretera GI-553 que la seguiremos hacia la derecha. Tras atravesar dos rotondas giraremos hacia la izquierda (¡¡Ojo!! no por la entrada de la C-35) por una carretera de ligera subida que sin dejarla atravesaremos Hostalric, hasta encontrar la señal de la estación de RENFE. Giraremos hacia la izquierda y tras pasar un Mercadona llegaremos a la estación de Hostalric. Fin de la ruta.

Opcionalmente y si disponemos de tiempo podemos visitar el pueblo medieval de Hostalric y su monumentos arquitectónicos.

Índice MIDE ¿Qué es el MIDE?

 


 

Lo Mejor de Esta Ruta

  • Castell de Montsoriu. Está situado entre las poblaciones de Arbucies, Breda y Sant Felíu de Buixalleu en la comarca de la Selva, se encuentra ubicado sobre una colina de 650 metros de altitud, dentro del Parque Natural del Montseny.
  • Monasterio de Sant Salvador de Breda. Se conserva muy poco de la construcción románica original. El antiguo campanario de la iglesia, construido en el siglo XI, es el edificio mejor conservado. Se trata de una esbelta torre de una altura de 32 metros y de planta rectangular. Consta de cinco pisos con ventanas en los cuatro superiores. La antigua iglesia, de estilo gótico y construida entre el siglo XIV y el siglo XVI, funciona como templo parroquial. Tiene un claustro de estilo románico tardío que quedó parcialmente destruido en 1877 durante la última guerra carlina. Anexo al claustro se encuentra la antigua casa abacial que incluye un amplio patio con ventanales y arcos góticos, conocido como patio de la abadía. Las tumbas de los nobles que se enterraron en el cenobio, entre ellos los de la casa de Cabrera, fueron profanadas y expoliadas y quedan pocos restos de ellas. Destaca la antigua losa de los vizcondes de Cabrera del siglo XVI. La iglesia anexa de Santa María es en la actualidad un museo municipal que alberga la obra del pintor Josep Aragay.
  • Castell d´Hostalric. Es una fortificación de origen medieval del municipio de Hostalric (Selva). Está situado sobre un risco estrecho de piedra basáltica en la orilla izquierda del río Tordera, en su confluencia con la riera de Arbúcies. Es una obra declarada bien cultural de interés nacional.

 

Sabias Que…….

Cuenta una leyenda que un día un general llamado Maüs defendiendo sus tierras, fue derrotado y huyó por los bosques. En su huida perdió su ayudante. Pero éste al ver una hoguera en la zona de Montsoriu encontró a su general. Entonces el general Maüs ordenó construir este castillo .

No te Pierdas……….

Visitar la Feria Medieval de Hostalric. La feria tiene lugar durante un fin de semana, coincidiendo con el sábado y el domingo de Semana Santa, y se organizan diversas actividades lúdicas y culturales, que se reparten en dos grandes espacios: La fortaleza (que no es medieval, sino bastante posterior, de los siglos XVII-XVIII) donde hay espectáculos de cetrería, tiro con arco, teatro, etc y en el recinto urbano, que es la parte propiamente medieval de la ciudad, donde hay el típico mercadillo de artesanía en el que es posible comprar panes o embutidos de elaboración artesana, además de un sinfín de cacharros.

Hostalric

Orígenes

Hostalric fue en la antigüedad zona de paso obligatorio en la ruta norte-sur, y el único paso natural entre Girona y Barcelona.
En unas prospecciones realizadas en la colina del castillo se encontraron restos del periodo ibérico. En época romana pasaba por este lugar una bifurcación interior de la Vía Augusta. Se encontraron restos de esta vía cuando se construyó la carretera de Sant Hilari Sacalm.

La población de Hostalric parece que tuvo su origen en un hostal documentado desde el siglo XI al lugar dicho Onoto, al pie del llamado camino de Francia (antigua vía romana). El topónimo es una aglutinación de «pensión» y «rico». La primera referencia documental clara de Hostalric es del 1106, y en ella Guerau Ponç, vizconde de Cabrera, juró fidelidad a Ramón Berenguer III de Barcelona.

Las luchas feudales catalanas de finales del siglo XII tuvieron eco en el castillo de Hostalric debido al rebelde temperamento de su señor, Ponç III de Cabrera.
Con el tiempo, los de Cabrera convirtieron la villa de Hostalric en la capital administrativa de los extensos territorios de su vizcondado hasta la extinción de la señoría 1836.

Edad Media: Capitalidad del vizcondado de Cabrera.

Hostalric era la capital del vizcondado de cabrera donde residían las principales personas encargadas de realizar las gestiones administrativas y económicas del vizcondado.

La villa de Hostalric se encuentra en una situación geográfica muy buena. Dispone de unas defensas naturales por un lado y de la protección del castillo por la otra. Era lugar de paso del camino real, que por un lado venía de Barcelona, ​​y del otro iba a Francia, con ramificaciones en los caminos de Montseny, de las Guilleries, y también conducía hacia la marina en los términos del castillo de Blanes, Palafolls y Montpalau.

Fue en el siglo XIII cuando se consolidó la villa. En 1242 el rey Jaime I el Conquistador otorgó al vizconde de Cabrera el privilegio de celebración de mercado establecido los martes, y al año siguiente, en 1243, el vizconde Gueraur V de Cabrera concedió carta puebla a los habitantes de Hostalric. Posteriormente, en 1269 dispuso de notaría y escribanía. Los notarios de esta notaría tenían facultad directo del vizconde de Cabrera.

Durante el siglo XIV, Bernat II de Cabrera reestructurar los dominios del vizcondado de Cabrera y hizo que Hostalric fuera cabeza y centro de todo el vizcondado. En Hostalric se instauró el principal tribunal judicial del vizcondado.

Guerra de Sucesión

Durante el reinado de Carlos III, los franceses volvieron a invadir Cataluña. Llegaron a Hostalric el 18 de julio de 1694. Después de una corta resistencia, la población y el castillo se rindieron. Esta zona, sin embargo, continuó siendo tierra de batallas, y los franceses abandonaron el castillo en 1695 y lo dejaron inutilizado.

El año 1701 llegó a Hostalric Felipe V, que acababa de ser nombrado rey, con su esposa. Fue en esta población donde los representantes de la ciudad de Barcelona le rindieron homenaje. Unos años después, al estallar la Guerra de Sucesión, una vez conquistada la ciudad por las tropas filipistas, este rey ordenó la construcción del actual castillo y la reconstrucción de las murallas.

Durante la Guerra de Sucesión, en Hostalric había una de las fortalezas más importantes del ejército de Carlos III. A lo largo de la disputa, la plaza estuvo adornada por varias formaciones aliadas, hasta que los ejércitos imperial y borbónico firmaron el convenio de Hospitalet (22 de junio de 1713), con la que se reglamentaba la evacuación de las tropas aliadas y la entrega de las fortalezas a las nuevas autoridades borbónicas.

A mediados de agosto de 1713, la expedición militar catalana del diputado Antoni de Berenguer y el general Rafael Nebot acudió a Hostalric para evitar la entrega de la fortificación. El operativo fracasó y, el 17 de agosto de 1713, el coronel Francesco Marull, siguiendo el convenio de Hospitalet, entregó la fortaleza al ejército borbónico. La fortificación de Hostalric se convertía, así, en la última plaza aliada entregada a Felipe V. Su guarnición abandonó Cataluña todo embarcándose desde Blanes.

Poco después, debido a la revuelta de las quinzenades, desde Hostalric organizaría una columna borbónica para ir a socorrer el general Feliciano Bracamonte en Vic. Durante su trayecto entre el Montseny y las Guilleries la columna sería emboscada, en el llamado combate de Arbúcies, y sufriría numerosas bajas que obligarían a retirarse a los supervivientes hacia Hostalric. 

Ocupación francesa

Durante la Guerra de la Independencia (1808-1814), Hostalric tuvo un papel brillante, tanto apoyando a la entrada de víveres durante el sitio de Girona como estorbando el paso a las tropas enemigas. Es por ello que convenía a los franceses tomar la villa.

Durante la guerra de la Independencia, el 7 de noviembre de 1809 la villa fue saqueada e incendiada por las tropas del mariscal Pierre François Charles Augereau.

En enero de 1810 los franceses tomaron la ciudad y se inició el largo asedio de Hostalric. Durante este tiempo el coronel Estrada recibió 4 comunicaciones intimando-le a la rendición, pero todas fueron omitidas. El gobernador del castillo no desfallecía y sus tropas le eran fieles. Tras cuatro meses de sitio y más de 4000 bombas caídas sobre la fortaleza, la situación era cada vez más crítica. Empezaban a escasear los alimentos y los 2000 combatientes sólo 1.200 estaban en condiciones de coger las armas. El coronel Estrada decidió intentar salvarse abriéndose paso entre el enemigo y el 12 de mayo toda la guarnición útil huyó de la fortaleza. Al día siguiente, el oficial que se quedó al cargo de la Fortaleza entregó la plaza a los franceses.

Hostalric y Figueres fueron las últimas plazas de España que abandonaron los franceses. Fue el 4 de junio de 1814. A diferencia de otros castillos o fortalezas, Hostalric mantuvo hasta bien entrado el siglo XX la condición de “Plaza Fuerte Militar”, con las ventajas e inconvenientes que ello podía acarrear.

Guerra Civil Española en Hostalric.

Con el incendio de la iglesia el 24 de julio de 1936, se iniciaba la guerra civil española en Hostalric. Las llamas hacían desaparecer la excelente altar mayor de 1854, aunque se salvó la imagen de la Virgen del Socorro, por acción de Joan Guitart y Socorro Ribas, que la escondieron dentro de un nicho del cementerio viejo. El 1 de febrero de 1939 entraron las tropas franquistas al pueblo

El Mirador de Can Flocan

Castell de Montsoriu

Es documentado desde el 1002 cuando se menciona por primera vez, cuando Giscafred, hijo de Moixó, da al Monasterio de Sant Cugat, un alodio situado en el lugar que llamaban Montse Suriz. El Giscafred que el 1002 hace la donación al monasterio de Sant Cugat dice en este documento, que era hijo de Muç o de Moixó, personaje que es conocido por otra documentación del mismo monasterio como propietario de un alodio o propiedad en Arbúcies. Consta, en efecto, que Muç o Moixó, hijo del difunto disfrutaba, fue hecho prisionero en Barcelona por las tropas de Almanzor en el año 985. de alla fue llevado con el resto de la caravana de prisioneros en Córdoba, y luego en Zaragoza sin duda para facilitar su rescate; aquí enfermó y murió después de haber hecho testamento. En este le deja a su esposa el alodio que tiene la Marca (frontera), y el de Arbúcies, con el pacto que lo tenga en vida y muerta pase a sus hijos. Estas y otras noticias que se tienen de la familia de Muç o Moixó y de Giscafred dejan claro que eran una familia de barceloneses ricos y emprendedores, pero no eran señores del término de Montsoriu ni de sus castillo, sólo tenían propiedades en el valle de Arbúcies.

Confirma esto el hecho de que nueve años más tarde, exactamente el día 1 de mayo de 1011, salga en la documentación un personaje dicho Amati Monti Soricensis o Amat de Montsoriu en un documento condal. Según este documento, Amat era uno de los consejeros de los condes de Barcelona que asistieron al juicio que tuvo lugar en el palacio condal de Barcelona y por el que Ramón Borrell, 992-1018, resolvió a favor del monasterio de Sant Cugat la propiedad de este castillo que disputaba el monasterio en Geribert. hermano de Udalard, vizconde de Barcelona.

Amat es un personaje conocido en la historia general del país, era vizconde de Girona y tomó el apellido del castillo de Montsoriu por ser éste la principal de sus propiedades. Amat de Montsoriu estaba casado con Sancha y lo sucedió su hijo Albert Amat (1025-1029) que murió sin descendencia y que por ello fue sucedido por su hermana Ermessenda (documentada desde el año 1029 y 1.033 y que se sabe va murió el 1057). El 1033 se produce el casamiento de Ermessenda de Montsoriu, hija de Amat de Montsoriu, vizconde de Girona, con Guerau Y de Cabrera, fundadores del monasterio de San Salvador de Breda, centro religioso del vizcondado de Cabrera-Girona, nombrando -se en una donación del año 1053 el castillo de Montesurio y cambiando definitivamente el título de vizconde de Girona por el de Cabrera a partir de Guerau III (1145-80).

Sin embargo, Mn Antoni Pladevall, gran historiador de las comarcas, nos dice que “muy probablemente desde el siglo IX y X la casa vizcondal de Girona tuviera encomendada la defensa del flanco suroeste del condado de Girona, que era la entrada natural desde las tierras ocupadas por los sarracenos para entrar en el condado gerundense, es por eso que el origen del castillo hay que situarlo dentro del siglo IX o más tarde, a inicios del X, aunque no salga a la documentación hasta iniciado el siglo XI ”
También nos dice Pladevall que “Amat, que intitulara de Montsoriu cuando las antiguas grandes familias comenzarán a adoptar un apellido o locativo en la documentación, era hijo del vizconde Sunifred y de su primera esposa Aurúcia, el 1011 es llamado Amati Monti Soricensi.

Los señores del castillo estuvieron relacionados con la Conquista de Mallorca a través de Guillem de Montsoriu, a las órdenes del rey Jaume I. El cronista real Bernat Desclot, en el año 1285 se refiere al castillo en estos términos:

[…] Y en Vallés se tenía el castillo de Montsoriu, quien es uno de los bellos y los nobles del mundo. […]
– Bernat Desclot

Fue residencia de los vizcondes de Cabrera, viviendo épocas de gran esplendor cuando estos señores poseían grandes extensiones de tierras y castillos, que iban aumentando por su fidelidad a los reyes.

En 1356, Pedro el Ceremonioso concedió a Bernat III de Cabrera el nuevo condado de Osona. Después de muchos años de servicio fiel al rey, Bernat de Cabrera fue acusado injustamente por la reina Leonor de Sicilia y los nobles aragoneses que conspiraron contra él, y fue decapitado en Zaragoza el 1364. Tras su muerte, su hijo Bernat IV de Cabrera firmó un acuerdo con Pedro III el 1372, y más tarde un segundo en 1381, consiguiendo recuperar las posesiones de la familia, al reconocer el rey el error de la condena.

A partir del siglo XV, el castillo sufrió una decadencia progresiva por el traslado de residencia de la familia en el castillo de San Juan de Blanes y sobre todo por los estragos de la Guerra de los remensas durante los años 1462-1472.

Por consejo del rey Fernando el Católico, la vizcondesa Anna de Cabrera se casó en 1480 con el primo del rey, Fadrique Enríquez y por el hecho de no haber tenido descendencia pasó el vizcondado al sobrino de su marido Luis Enríquez 1515.

Entre los años 1566-1574, debido a los grandes deudas acumuladas por los Cabrera, se vieron obligados a la venta de sus bienes a Francisco I de Moncada, conde de Aitona, pasando a diferentes familias hasta que en 1757 pasó a los duques de Medinaceli. Fue ocupado por las tropas francesas durante la Guerra de la Independencia los años 1808-1814, y más tarde también lo ocuparon los militares en la Primera Guerra Carlista (1.833 a 1.840). En esta ocupación se encontraba Pau Piferrer, el cual dejó escrito sobre el castillo:

[…]Ocupa la cima [del cerro] un vasto castillo gótico del que subsisten todavía algunos trozos de muro con dos torretas, al paso que una completa desolación confunde en las habitaciones interiores columnas caídas, corredores de pie y arcos góticos que se dibujan en la atmósfera de resplandor de luna.[…]
– Pau Piferrer –

Desde 1998 el castillo es propiedad del Consejo Comarcal de la Selva. Actualmente está abierto al público los días festivos y se pueden hacer visitas guiadas (www.montsoriu.cat)


Monasterio de Sant Salvador de Breda

Monasterio de Sant Salvador de Breda

Fue fundado en 1038 por voluntad de los vizcondes de Cabrera, señores del castillo de Montsoriu que domina la villa. Además de fundarlo, los Cabrera (Guerau y Ermessenda) lo dotaron económicamente para garantizar el mantenimiento de su actividad. El primer abad fue Sunyer (1038-1067), que comenzó la construcción de su iglesia consagrada en 1068. En una bula de confirmación de bienes del papa Urbano II, del 1098, otorgada a favor del monasterio de Sant Cugat del Vallés, consta esta iglesia como propiedad de la casa del Vallès, sin embargo, se considera que Sant Cugat sólo habría ayudado al establecimiento de la nueva casa.

Pronto se convirtió en un monasterio rico, con muchas propiedades, como lo demuestran dos bulas papales de los años 1185 y 1246, donde se detalla una larga lista de iglesias, masías y otros bienes. También tenía varios prioratos que habían pasado a depender de él, como Sant Salvador del Prat (Cardedeu, Vallès Oriental, 1125) y Sant Salvador de Sira (Rosellón, 1185). Muestra de su prosperidad es la construcción de una nueva iglesia gótica edificada en mayor parte durante el siglo XIV.

Ya en el siglo XIX, el monasterio sufrió las diversas calamidades de la época, primero la guerra de la Independencia que lo dejó muy dañado, luego una exclaustración temporal desde el 1820 hasta el 1823. Finalmente la exclaustración definitiva en 1835. Se vendieron las distintas dependencias monásticas excepto la iglesia que a partir de 1843 tomó la condición de parroquia, aunque llegó en muy mal estado de conservación. En 1939, en las postrimerías de la guerra civil se prendió fuego a la gasolina que se almacenaba en su interior, dañando aún más el edificio. Actualmente se conserva la iglesia gótica, el campanario románico restaurado a mediados del siglo XX, una galería del claustro románico tardío también restaurada, además de algunas construcciones conventuales ahora convertidas en viviendas. En el interior de la iglesia se guarda un relieve sepulcral de Ferran de Joara y Timbor de Cabrera, de comienzos del siglo XVI.


Castell d´Hostalric

Castell d´Hostalric

Del recinto amurallado de Hostalric se conservan unos 600 metros aproximadamente, básicamente los tramos norte y oeste con el Portal de Barcelona en el oeste (reconstruido en 1969), que se encuentra protegido por la torre del Ararà. Desde aquí hasta la Plaza de los Toros (donde antiguamente estaba el Portal de Girona), encontramos otras torres, casi todas semicilíndricas con almenas: La torre de los Toros o en Riera (torre en la que hay una parte adosada de Can Elias), la Torre de los Cabrera, la Torre de Arenas, Torre Baylina; Torre de CAIS y Torre Tula Negros. En los tramos de muralla que hay entre la Torre de los Toros y parte de la Torre Tula Negras, encontramos un conjunto de garajes y azoteas. Muy cerca del portal de Barcelona está la Torre de Ararà o de los presos ( siglo XIV- XV). Esta torre es más elevada que las otras, que encontramos en la cerradura norte de la muralla. La escarpa de la base es muy acusada, y a diferencia de las otras torres que están coronadas por almenas, está coronada por matacanes. Sobre la planta baja, cubierta con bóveda, encontramos el acceso desde el camino de ronda. Aquí encontramos el acceso que se ha adecuado, a partir de una escala, para poder subir a la parte superior de la torre. Parece que antiguamente, había habido otros pisos, hechos de madera. La altura de la torre se explica por el hecho de que, es una torre de ángulo y porque además, dominaba el portal de entrada en Hostalric por el camino de Barcelona. También cabe destacar su sistema de defensas.

El portal de Barcelona (siglo XIV- XV), fue restaurado en 1969 y perdió su estructura original, pues fue desplazado ligeramente de su ubicación original. Está conformada por un arco de medio punto adovelado, sobre el que encontramos unos almenas defensivos. En la parte derecha, destaca una torre circular, y parte de la muralla.
El portal de las Huertas, situado en el sureste (s.XIV), tiene un arco de medio punto con dovelas. Por la parte que da a la calle del Horno, es en arco carpanel. Este portal es el único que se ha conservado en su estado originario. Adosada al portal hay “Can Libro” y la casa de la calle del Horno.

Desplazada actualmente del núcleo amurallado, encontramos la Torre de los Frailes (siglo XIII), que tiene una altura y un volumen mayor respecto a las otras torres. El nombre le viene dado por el hecho que a su frente, en la actual Casa de la Villa, hay vía un convento de mínimos de los frailes de la orden de San Francisco de Paula. La torre (recientemente restaurada y adecuada como lugar expositivo de la historia de Hostalric y también como mirador), hace 33 metros de altura, y está organizada internamente en tres plantas cubiertas por bóveda de cúpula. El acceso se hacía por la planta intermedia a través de una puerta abierta sobre el camino de ronda de la muralla. Desde aquí, a través de una escalera de caracol enbeguda al muro, se llegaba a la parte superior. En esta torre se aprecian diferentes etapas constructivas.

La Torre del Convento, adosada al antiguo convento de mínimos (la actual Casa de la Villa), toma el nombre del antiguo convento en el que se encontraba adosada. La torre circular, de dos pisos interiores, es más baja que el resto de torres. Parece que nunca fue terminada por completo.

Todas las torres son de mampostería de piedra basáltica. Se hacían hiladas circulares que se fijaban hasta llegar al nivel de la bóveda, que se construía con encañizado y se dejaba una abertura “trampilla”, donde se accedía a la planta superior. El paramento empleado en la Torre de los Frailes es mayor que en las otras torres.

La construcción originaria, de época medieval, no se conserva, ya que fue derribada por el duque de Noailles el 27 de julio de 1695. Al año siguiente, se reconstruyó, según un plano de José Chifrion, pero volvió a ser destruido en 1697, por el príncipe Darmstadt. Finalmente, en 1716 se inició la construcción de la actual fortaleza, por parte del general Verboom y otros ingenieros que estaban bajo sus órdenes (siguiendo los modelos de Vauban). De aquella fortaleza, esta es la estructura que nos queda: entrada subterránea, portal de los carros, cuerpo de guardia, baluarte de Santa Tecla, segunda puerta, polvorín principal, baluarte del diente de sierra, el portal principal, la plaza de las armas, la torre del reloj y el camino de la villa.

El castillo está conformado por tres baluartes, torres de defensa, un foso y dos revellines. [1] Hay un camino que desde la villa conduce al castillo. Es un camino fortificado, de origen bajo medieval. Los dos muros paralelos al camino, estaban protegidos por dos torres circulares (hoy en día, sólo conservan un pequeño tramo).

Hostalric está situado sobre un risco en la orilla izquierda del Tordera. En el extremo de poniente está el Cerro del Castillo, de origen volcánico, que separa la parte antigua del pueblo del núcleo nuevo. En la Edad Media, Hostalric fue sede administrativa del vizcondado de Cabrera. El castillo respondía a la tipología de muchos castillos gerundenses de la época: un pequeño castillo-palacio, más funcional que estético.

El recinto amurallado fue construido por disposición del vizconde Bernat IV de Cabrera a finales del siglo XIV. Tenía cuatro puertas: el arco de Barcelona (derribado a principios del siglo XX y reconstruido en 1969 por Joan Bassegoda Nonell) situado en la entrada del actual barrio de la Conna; el de Girona (desaparecido en el siglo XIX) situado en la entrada de la calle Mayor; el Portal de los Ollers o de las Huertas (situado en el extremo de la calle del Horno) y el de las Viñas (situado en el corredor del Ferrocarril).

El 27 de julio del 1695 el duque de Noailles derribar el castillo y un año después fue reconstruido según planos del ingeniero militar José Chafrión. Entre el 1719 y en 1754 se construye la actual fortaleza militar a cargo del general de ingenieros de Felipe V, Próspero de Verboom, autor también de la Ciudadela de Barcelona y de la fortificación de la Seu Vella de Lleida.

Si bien el edificio actual es del siglo XV, la primera noticia de una iglesia dedicada a la Virgen en este lugar data del año 1280. Durante la Guerra de Sucesión (principios del siglo XVIII) la capilla de la Virgen del Socorro que había al pie del castillo fue destruida. Por eso la imagen de la Virgen fue trasladada a la iglesia parroquial. En 1854 se sustituyó el altar por uno nuevo.

Durante la Guerra de la Independencia (1808-1814) Hostalric tuvo un importante papel apoyando la entrada de víveres en la Girona sitiada y estorbando el paso a las tropas enemigas gracias a su situación estratégica en una zona de paso. Por eso los franceses les convenía tomar la villa. El primer ataque llegó el 7 de noviembre de 1809 y sólo encontraron resistencia a la Torre de los Frailes y en la iglesia donde un grupo de gente se había hecho fuerte. Muchos habitantes tuvieron que huir, pues los franceses quemaron el pueblo. Otros se pudieron refugiar en el castillo. Este estuvo acosado desde el 13 de enero hasta el mes de mayo de 1810.

Mantuvo su condición de fortaleza militar, con gobernador y guarnición, hasta bien entrado el siglo XX. Después pasó a propiedad municipal y ha sido convertida en restaurante. El conjunto se declaró Monumento histórico el 13 de diciembre de 1963 y cuatro años más tarde comenzó la restauración. En 1967 comienzan las obras de rehabilitación del castillo. En 1996 el camino del castillo fue excavado
 

Lugares para Visitar en el Mapa

 

Ruta fácil que la he calificado de moderada por su kilometraje aunque no presenta ninguna dificultad salvo un corto recorrido con rocas en la subida al Castell de Montsoriu. Casi en su totalidad se hace por carretera, centro urbano y caminos amplios bien señalizados.


RUTA WIKILOC

Powered by Wikiloc
DESCARGAS
[Total:0    Promedio:0/5]
Medio
8fuera de 5
Itinerario
8fuera de 5
Desplazamiento
8fuera de 5
Esfuerzo
16fuera de 5

2.5

2.5 fuera de 5
Razonable

Etiquetas asignadas a esta ruta
Castell de MontsoriuHostalricRiells i Viabrea

Rutas Relacionadas

De Montcada – Reixac a Mollet

La ruta casi en su mayor parte discurre por pistas y caminos amplios, al principio por algún sendero local, señalizado

Por los Alrededores de Sant Quintí de Mediona

Comienza en Sant Quintí de Mediona, buscaremos dirección Ca L´Oliver, seguiremos por Les Pereres, Pas del Lladre o de la

De Sant Quirze de Besora als Bufadors

La Ruta comienza en la estación de RENFE de Sant Quirze de Besora. Detrás de la estación comienza la GR-210

Sin Comentarios

Escribir un comentario
¡Sin Comentarios Aún! You can be first to comment this post!

Escribir Un Comentario

Su dirección E-mail no será publicada
Los campos marcados son necesarios*