Tines de la Vall del Flequer i la Bauma Roja

Tines de la Vall del Flequer i la Bauma Roja

descripción Tines de la Vall del Flequer i la Bauma Roja

Situación Pont de Vilomara, Bages, Catalunya, España

Fácil Fácil




Descripción Dificultad: Fácil.

Distancia Total Distancia Total: 11, 89 Kms.

Altitud_Máxima Altitud Máxima: 561 mts.

Altitud_Minima Altitud Mínima: 266 mts.

Desnivel Desnivel Acumulado: 443 mts.

Tiempo Total Tiempo Total: 6 h. 6 min.

Punto de Salida Punto de Salida: Pont de Vilomara.

Punto de Llegada Punto de Llegada: Pont de Vilomara.


Ficha Técnica de la Ruta: ¿Qué es el índice IBP?

 
Ruta fácil donde descubriremos una parte del patrimonio vinculado al antiguo cultivo de la viña en la comarca del Bages.
Para ir al punto de inicio de la ruta, una vez que hemos llegado al Pont de Vilomara, cruzaremos el pueblo y a la salida, en una rotonda, giraremos hacia la derecha dirección Rocafort por la BV-1224. A los 4 kms aprox. a mano derecha tomaremos una pista con el indicador de Tines del Flequer, cruzaremos la riera y a los pocos metros hay un espacio dedicado al aparcamiento. Aquí comienza la ruta.
Aquí nace el sendero SL-C-52 que recorre las tinas. La primera tina que nos encontraremos será Les Tines del Bleda. Seguiremos las indicaciones blanco-verde del SL y la siguientes será Les Tines del Tosques, Les Tines de l´Escudelleta, Les Tines de Ricardo y Les Tines del Cami del Flequer. Volveremos unos metros hasta llegar a las de Ricardo y allí cogeremos una camino de subida, que después se convertirá en sendero de fuerte subida hasta llegar a la la Bauma Roja.
Después volveremos por nuestros pasos hasta el parking. Fin de la Ruta.
Haciendo Click descubriremos mas Tinas de la comarca

Índice MIDE ¿Qué es el MIDE?

 


 

Lo Mejor de Esta Ruta

  • Tines de la Vall del Flequer. Durante el s. XIX el Bages fue la comarca de Cataluña con más hectáreas de viñedo y producción de hectolitros de vino. En 1860 el 64% de las tierras cultivadas eran dedicadas a la vid. El buen precio de vinos y aguardientes hizo que los agricultores plantaran viñas en las laderas más empinadas de las montañas y solucionaran el problema del transporte de la vendimia y la necesidad de una fermentación homogénea con la construcción de tinas y fabricación del vino al pie mismo de las viñas. La irrupción de la filoxera en la década de 1890, mató las cepas y hizo abandonar los viñedos. Los bancales que ocupaban quedan hoy tragados por el pinar. Hay esparcidas tinas toda la mitad sur de la comarca, en diferente estado de conservación. Buen grupo a los términos de Talamanca, Mura y Rocafort. Las del Valle del Flequer, en el término municipal de El Pont de Vilomara i Rocafort, destacan por el buen estado de conservación. El sendero SL-C 52 las recorre. Hay localizaremos veletas informativos que explican detallada y gráficamente el proceso constructivo, funciones de las tinas y edificaciones anexas y la elaboración del vino.
  • La Bauma Roja Con sus tinas. con su color característico que le da su nombre.

El Pont de Vilomara i Rocafort

El Pont de Vilomara i Rocafort está situado en la provincia de Barcelona, ​​en la comarca del Bages (en pleno corazón de Cataluña) ya sólo 5 kilómetros de la capital comarcal, Manresa.
El municipio está formado por la unión de dos antiguos núcleos urbanos: el de Rocafort de Bages y El Pont de Vilomara. En 1994 se agregó al municipio el sector del Marquet Paraíso que hasta entonces había sido parte del término municipal de Mura (Decreto 66/1994, de 22 de marzo, publicado en el DOGC número 1881). Desde entonces, la superficie del término es de 27,4 hectáreas.

El término municipal

El término municipal se encuentra entre el arroyo de Mura, también llamada de Nísperos, y el río Llobregat. La riera de Mura delimita el término con los de St. Vicenç de Castellet, Mura y Talamanca y el río Llobregat lo delimita con Manresa.

Geografía

El Pont de Vilomara está situado en la parte baja del término municipal, a una altura de 202 metros sobre el nivel del mar. En cambio Rocafort de Bages se encuentra en la parte de más altitud del término, a una altura de 421 metros al mar. Entre los dos núcleos de población, hay una separación de 7 km cubierta por una carretera local que los une permanentemente. Hay puntos del término municipal que superan los 600 metros sobre el nivel del mar. El cerro del Montgròs es considerado la principal referencia orográfica, tiene unos 578 metros de altura.

Topónimos

Con anterioridad a la época contemporánea, el nombre había sido simplemente Rocafort y más oficialmente Rocafort del Bages. No aparece Vilomara en el topónimo ya que era un arrabal pequeño y lejano. A partir del año 1917 el nombre cambió a Rocafort y Vilomara. Posteriormente, en el año 1933, el nombre cambió en Rocafort y El Pont de Vilomara. La denominación actual del municipio fue aprobada por la Generalidad de Cataluña el 27 de mayo de 1982. La razón del cambio fue el traslado del ayuntamiento y el crecimiento demográfico en todos los sentidos del núcleo de El Pont de Vilomara.
El nombre Vilomara es una evolución del nombre antiguo, Villa Amara, un Alodia dentro del término y dominios del Castillo de Rocafort.
Popularmente se cree que el motivo del nombre de Rocafort es que el territorio en que está situado el núcleo de Rocafort es un macizo rocoso y rodeado de paisajes con mucha piedra y poca tierra. Estudios posteriores aseguran que el origen de Rocafort viene dado por la existencia del castillo. Llamar Roque en un castillo probe del juego de ajedrez, en la que hay una pieza equivalente a la fortaleza, antiguamente llamadas piedras y ahora torres. En el escudo de los señores de Rocafort, y posteriormente en el de los Sitjar, que también fueron señores de Rocafort, están representados tres rocas, al igual que en el escudo municipal actual. Es por este motivo que el topónimo tiene su origen en la existencia de su castillo o roca, el cual alguna vez fue ampliado o fortificado, por eso en Roc (o Roca, como en italiano) se introdujo fuerte, formando Rocafort.
El primer puente de Vilomara sobre el río Llobregat existe desde tiempos remotos y era de madera, según demuestran unos agujeros bajo la arcada del puente actual. En tiempos de los romanos, donde estaba el puente de madera se construyó el puente de piedra, el «puente de Villa Amara» siguiendo el camino real que iba del Bages hacia Barcino, pasando por la montaña de San Lorenzo y por la comarca del Vallés. Amara en latín significa sumergido. En el siglo V, durante la invasión del Imperio Romano, el camino real probablemente fue uno de los caminos de penetración de los invasores.
Se conocen los primeros datos fiables de población alrededor del siglo IX como un lugar cerca del puente. El 983 el lugar de Vilomara sale documentado en una donación de la capilla románica de Santa Magdalena del Plan, en el recientemente consagrado monasterio de Sant Benet. Desde ese año hasta el 1600, Vilomara estará bajo su jurisdicción y deberá pagar un censo.
Una carta del rey Jaime II, fechada el 25 de octubre 1326, menciona que Pedro Sitjar, señor del castillo de Rocafort, destruyó y derribar una casa y dos molinos que el monasterio poseía el río Llobregat, cerca del puente de Vilomara. El 13 de octubre de 1330, Pedro Sitjar establece a Guillem Marquet, del puesto de Matadars, los dos molinos, uno de paños y otro triguero, que tenía cerca del puente de Vilomara, dentro de los términos de su castillo de Rocafort.
La epidemia de peste negra de 1348 hizo estragos entre la población, pero se repuso en los años siguientes. Las continuas guerras y epidemias de los siglos posteriores inestabilizar el censo poblacional.
En 1623, Can Vilomara (la casa junto al puente) es habitada por los jesuitas y dependerá hasta en 1767 del Colegio de San Ignacio y los Vilomara irán a vivir en Manresa, a hacer de sederos iniciando la familia textil.
El núcleo del Pont de Vilomara, actual jefe del municipio, nació junto al puente medieval, que se construyó en el camino real. A finales del siglo XIX se construyen varias fábricas textiles que hicieron agrandar la población, primero provenientes de la comarca y después de inmigraciones del resto de España. Como en el resto de poblaciones regadas por el Llobregat, estas fábricas sufrieron crisis frecuentes hasta llegar a cerrar durante los años 80 y 90 del siglo XX. Desde hace poco, la industria local se ha visto ampliada con unos notables centros de recuperación y reciclaje de pilas, lámparas y aparatos domésticos, que han hecho fructíferos un nuevo polígono industrial que está revitalizando la economía local.
Rocafort de Bages, el casco antiguo del municipio, está situado a 7 km del Pont de Vilomara, sobre una loma con buenas vistas. Muchas casas del pueblo han sido acondicionadas para estancias de vacaciones y fines de semana.
En 1994 se agregó al municipio de El Pont de Vilomara el sector del Marquet Paraíso, hasta entonces perteneciente a Mura, que comprende una urbanización y la antigua iglesia prerrománica del Marquet o de Santa María de Matadars, considerada uno de los edificios del prerrománico catalán más antiguo del Bages. El 22 de septiembre de 2010 se inauguran las obras de restauración y recuperación de esta iglesia. Con estas obras se ha recuperado buena parte de su esplendor original. Concretamente, se aseguró la estabilidad estructural del edificio, la reparación de las cubiertas y de las fachadas, y se hizo una propuesta de ordenación general del entorno y la restauración global de la iglesia.

Tines de Ricardo

Tines de la Vall de Flequer

En el transcurso de los siglos XVIII y XIX en Cataluña crecieron de forma extraordinaria las tierras dedicadas al cultivo de la vid, debido al aumento de la población y de la exportación de grandes cantidades de aguardiente hacia el norte de Europa y América. Esta situación fue especialmente importante aún con la aparición y difusión de la plaga de la filoxera en Francia que permitió que durante unos años el precio del vino fuera realmente muy alto.
Así, gran parte del territorio estaba destinado al cultivo de la vid. Ya no sólo los terrenos llanos y de mejor calidad, sino que también los terrenos más abruptos y escarpados que hoy no se puede ni siquiera imaginar como terrenos aptos para ningún tipo de cultivo. Si pasean por estos debemos imaginarnos las laderas de las montañas, hoy ocupados por bosques, plantados de viña, con márgenes de piedra seca que delimitaban estrechas bancales de tierra áspera y difícil de cultivar. En muchos lugares incluso los animales de pie redondo, mulos, burros y asnos, tenían el acceso difícil y las cepas se trabajaban a golpe de azada y de arpiots. Esta situación provocó la aparición de unas construcciones singulares, las denominadas tinas en medio de viñedos. Son lo que en otros lugares de Cataluña se conocen como lagares o almazaras. Son instalados ciones para transformar el mosto en vino y que habitualmente están situadas en la granja o casa del campesino productor.
En esta zona del Bages estas tinas están situadas en medio de las viñas, muy cerca de los mismos lugares donde se desarrollaba el cultivo, posiblemente para facilitar el difícil transporte de la uva por laderas y colinas escarpadas. De hecho era más fácil llevar la uva recién cosechado desde las terrazas cercanas hasta estas singulares tinas para transformarlo en vino para luego trasvasar-lo y transportarlo hasta el lugar de origen, que transportar la uva hasta las tinas de los masías. Pero no era sólo para facilitar el transporte sino que tal y como relata Lorenzo Ferrer y Alòs a la introducción de “Tinas a las Valls del Montcau”, un excepcional trabajo de documentación y divulgación de este patrimonio único en Cataluña: “.. .los pequeños agricultores solían tener dos, tres y cuatro viñas en cepa pero no en un mismo pero, sino en caseríos diferentes … “. Los agricultores se trasladaban de un lugar a otro para efectuar los trabajos de la viña. El problema surgía cuando llegaba la vendimia “se tenía que transportar desde la viña hasta la tina de la casa del pueblo con un tiempo mínimo si no se quería mezclar vendimia acababa de cosechar con vendimia en pleno proceso de fermentación … En este entorno se tuvieron que buscar nuevas soluciones y surgieron las tinas junto a los caseríos y las tinas en medio de las viñas “. Esta es la explicación de la aparición de estas singulares construcciones, casi situadas además en las hondonadas para facilitar el transporte de la uva, y generalmente cerca de algún curso de agua; recordemos que las tinas debían limpiar cuidadosamente antes de iniciar el proceso de pisar la uva para la fermentación fuera correcta.
Tines de l´Escudelleta
La técnica de construcción de las tinas siempre sigue y parámetros comunes. Se levantan arrinconadas en márgenes para aprovechar el desnivel Son estructuras circulares de paredes de piedra ligada con mortero de cal recubiertas en el interior para baldosas de cerámica vidriada que las hacían impermeables. “En la parte superior está la repisa para apoyar el Brescia y pisar la vendimia y en la parte inferior, el buje para vaciarla. La tina se corona con una estructura idéntica a la de las barracas de piedra seca que tanto abundan en el Bages, coronadas con una falsa cúpula que las protege de la lluvia, y el buje se protege con otra barraca que se puede cerrar y que también se puede usar de cobijo.
Las tinas de la Bleda es un conjunto de cuatro construcciones de planta circular con su correspondiente barraca, al interior de una de las que se observa la fecha de 1880 por encima de donde sale el caño o buje de la tina .


La Bauma Roja

La Bauma Roja

Con sus tinas y su color característico.


Lugares para Visitar en el Mapa

 

Para ir al punto de inicio de la ruta, una vez que hemos llegado al Pont de Vilomara, cruzaremos el pueblo y a la salida, en una rotonda, giraremos hacia la derecha dirección Rocafort por la BV-1224. A los 4 kms aprox. a mano derecha tomaremos una pista con el indicador de Tines del Flequer, cruzaremos la riera y a los pocos metros hay un espacio dedicado al aparcamiento. Aquí comienza la ruta.


RUTA WIKILOC

DESCARGAS

 

[Total:0    Promedio:0/5]
Medio
8fuera de 5
Itinerario
8fuera de 5
Desplazamiento
8fuera de 5
Esfuerzo
12fuera de 5

2.25

2.25 fuera de 5
Razonable

Etiquetas asignadas a esta ruta
Bauma RojaLa Vall de FlequerTines

Rutas Relacionadas

Castellet – Penyafort – Castellet

Variada ruta circular desde Castellet que une el conjunto medieval de Castellet y la ermita de San Miguel con el

Desde Rialp a los pueblos de La Vall d´Assua

Bonita ruta donde partiendo desde Rialp recorreremos algunos de los pueblos mas significativos de La Vall d´Assua: Altron, Saurí, Llessui,

De Sadernes a Puig Salarsa por La Vall de Sant Aniol

La ruta comienza en el mismo parking público de Sadernes. Seguiremos por un camino amplio en dirección a Sant Aniol

Sin Comentarios

Escribir un comentario
¡Sin Comentarios Aún! You can be first to comment this post!

Escribir Un Comentario

Su dirección E-mail no será publicada
Los campos marcados son necesarios*