De Vic a Manlleu por las Rutas del Gurri y del Ter GR-210

De Vic a Manlleu por las Rutas del Gurri y del Ter GR-210

descripción De Vic a Manlleu por las Rutas del Gurri y del Ter por la GR-210

Vic, Osona, Catalunya, España

Fácil Fácil




Descripción Dificultad: Fácil.

Distancia Total Distancia Total: 22, 47 Kms.

Altitud_Máxima Altitud Máxima: 504 mts.

Altitud_Minima Altitud Mínima: 409 mts.

Desnivel Desnivel Acumulado: 88 mts.

Tiempo Total Tiempo Total: 6 h. 11 min.

Punto de Salida Punto de Salida: Estación Rodalies Vic.

Punto de Llegada Punto de Llegada: Estación Rodalies Manlleu.


Ficha Técnica de la Ruta: ¿Qué es el índice IBP?


© Copyright José Luis Cañigueral.

 
Ruta fácil y semiurbana. A pesar de ello pisaremos poco asfalto. Solo por las calles de Vic y los 2 Kms del tramo final hacia Roda de Ter. El resto son caminos y senderos bien señalizados que discurren paralelo a los ríos Gurri y Ter. Nos encontraremos con bosques de ribera que junto a su patrimonio arquitectónico, puentes como el de Bruguer (s.XIV), e industrial, con numerosas colonias y fábricas abandonadas, nos hará que la ruta sea de lo mas entretenida con numerosos alicientes.

Comienza en la estación de Adif de Vic (R3). Saldremos de la estación e iremos a buscar la emblemática Plaça Major. Si vamos en sábado podemos aprovechar el mercado. Seguiremos por su calles hasta alcanzar el inicio de la Ruta del Gurri, bien identificado con un cartel informativo y palos indicadores. Pasaremos por la Font del Pas, Pont del Ferro hasta llegar al Pont de Bruguers del siglo XIV bastante bien conservado. Seguiremos atravesando campos de cultivo. Pasaremos el rio por un puente hecho de piedras hasta llegar a Roda de Ter. Allí volveremos por la otra orilla de rio a través de un puente elevado. Seguiremos por el llamado Camí dels Pous por la gran cantidad de pozos que atraviesan el sendero. Llegaremos a la reclusa de Malars y un poco después llegaremos al principio del gran paseo de Manlleu con su canal interior. Lo atravesaremos por completo y al llegar al final iremos dirección a la estación de Adif de Manlleu pasando por la Font de La Cadernera. Fin de la ruta.

ETAPAS DEL CAMINO DEL TER (GR-210)

Etapa 2: De Manlleu a Torelló siguiendo el Ter (GR-210)

Etapa 3: De Torelló a Sant Quirze de Besora siguiendo el Ter (GR-210)

Etapa 4: De Sant Quirze de Besora a Ripoll siguiendo el Ter (GR-210 y GR-151)

Índice MIDE ¿Qué es el MIDE?

 


 

Lo Mejor de Esta Ruta

  • Plaça Major. El Mercadal o Plaza Mayor de Vic se encuentra en la parte más alta de la villa vieja.
  • Pont d’en Bruguer. es un puente medieval de Vic sobre el río Gurri y que facilitaba el paso al camino real de Vic a Folgueroles y en un amplio sector de las Guilleries. Está formado por cinco arcos y cerca de cuarenta metros de largo. Su construcción se inició en 1384 pero, por diferentes vicisitudes históricas, no se concluyó hasta el 1434. El volumen de paso por este puente es marginal desde la creación de nuevos trazados de carreteras.
  • Camí del Pous. Desde Manlleu y bordeando el rio Ter nace este camino, con numerosos pozos que garantizaban el abastecimiento de agua para los cultivos y para la industria de los alrededores.

 

Sabias Que…….

El Pont de Ferro fue construido por La Maquinista Terrestre i Marítima en 1930.

No te Pierdas……….

En los primeros pasos de la Ruta del Gurri, podemos ver algunos ejemplos de los usos del agua vinculados a su aprovechamiento. Remontando el río, veremos la Fábrica Can Grau, una antigua fábrica textil que alimentaba sus turbinas con el agua del Gurri. A mediados de los años 50 la fábrica contaba con un centenar de trabajadores. Cerró en 1994, debido a la crisis del sector textil. No mucho más lejos, encontramos la Colonia malar, que tiene el origen en un antiguo molino de harina y de paños del siglo XVIII. Se encuentra situada entre los ríos Gurri y Ter y está formada por 25 viviendas y la fábrica, que comenzó su actividad en 1827. A mediados del siglo XIX la fábrica se convirtió en un referente de la industria textil en la comarca de Osona y su actividad cesó a finales del siglo XX .

Vic

Vic es la capital de la comarca de Osona, en el centro-norte de Cataluña. Su situación geográfica, a 69 kilómetros de Barcelona y 60 de Girona.

El nombre de este municipio se escribió durante siglos con la forma Vich, según la grafía tradicional. Desde inicios de los años 80, la forma oficial es “Vic”, en aplicación de las Normas ortográficas del Instituto de Estudios Catalanes.

El nombre original latino de la población fue Ausa, como lo atestiguan las monedas romanas e ibéricas que se han conservado. La vía romana más antigua documentada epigráficamente en la península es la que enlazaba los poblados de Iluro y de Ausa, construida entre el 120 aC y el 110 aC. En la época visigótica fue llamada Ausona.

Durante los siglos VIII y IX, Vic formó parte de las marcas que separaban las fuerzas francas de las islámicas. La ciudad fue destruida en 788 durante una incursión musulmana. Posteriormente, sólo uno de los barrios (Vicus, barrio en latín) sería reconstruido, con el nombre de Vicus Ausonensis. De ahí derivaría el nombre de Vic cuando Wifredo el Velloso repobló la parte alta de la ciudad el 878 y cedió el control de la parte baja al obispo para que se hiciera la sede. A partir de ese momento, la ciudad sería gobernada conjuntamente por el conde de Barcelona y el obispo de Vic.

En el concilio de Toluges del 1027, el abad Oliba, obispo de Vic, pactó con los nobles y obispos presentes el acuerdo de Paz y Tregua, que establecía unas fechas anuales en que la guerra era prohibida.

Durante el siglo XVIII, la ciudad fue el primer foco de la rebelión contra la política centralista del rey Felipe V, y surgió un grupo muy activo de austracistas, conocidos como los de Vic. Incluso se llegó a descolgar el retrato del rey en el consistorio municipal. Este conflicto desembocó en la Guerra de Sucesión Española, que acabaría comportando que Cataluña perdiera sus libertades. A lo largo de la guerra, sin embargo, para evitar problemas, cambiarían de bando dependiendo del ejército que aparecía en las cercanías de la ciudad, que finalmente fue tomada el 30 de agosto de 1713, después de que el diputado militar Antonio de Berenguer y de Novell lo abandonó cuando el general Feliciano de Bracamonte se acercaba con tropas borbónicas.

A principios del siglo XX, Vic tenía 9.500 habitantes.

Durante la Guerra Civil Española Vic dispuso de un aeródromo que hasta mayo de 1938 alojó la 2ª escuadrilla de bombarderos Polikárpov R-Z Natatxa. Por otra parte, la guerra también afectó la industria de Vic, que se reconvirtió a finales de 1937 cuando varios talleres comenzaron a montar y reparar cazas Polikarpov I-15. Esta infraestructura atrajo la atención fascista, que acabaría bombardeando la ciudad 3 veces y otro las afueras. Los bombardeos de Vic se cobraron decenas víctimas civiles, ya que la ciudad no tenía defensas antiaéreas, sólo sirenas de alarma y refugios antiaéreos. La ciudad caería en manos franquistas durante la ofensiva contra Cataluña la tarde del día 1 de febrero, después de duros enfrentamientos con las tropas republicanas.

El 29 de mayo de 1991 ETA hizo explotar un coche bomba en el cuartel de la guardia civil, matando 9 personas e hiriendo a 44.

Durante los Juegos Olímpicos de 1992, Vic acogió las competiciones de hockey sobre patines.

Es una ciudad que merece la pena visitar, porque tiene uno de los conjuntos medievales más sugestivos de Cataluña, que fue votado como una de las siete maravillas de Cataluña en 2007. El centro del casco antiguo es la plaza del Mercadal o plaza Mayor, en el que destacan varios edificios modernistas, arcadas y torres..

Dos de los monumentos más importantes son:
La Catedral de Vic
El Templo romano de Vic

Se discute cuál fue la primera iglesia catedralicia de Vic, si San Pedro Apóstol o Santa María la Redonda. Durante siglos, los obispos celebraron la primera Misa de Navidad en Santa María, y la tercera, en San Pedro. La iglesia de Santa María, muy antigua, fue reconstruida desde los cimientos por el canónigo Guillem Bonfil en 1140 y fue consagrada al cabo de cuarenta años por el obispo Pedro de Redorta. Se le aterrizó en 1787 para hacer espacio para la nueva catedral.

La catedral original, de nave única, paredes gruesas y pocas ventanas, fue sustituida por la que edificó el CEU. Doscientos años más tarde, Ramón de Anglesola ya publicaba una carta pastoral exhortando a los fieles a contribuir a la reparación del edificio. En 1401, el obispo Diego de Heredia añadió un transepto, y en 1585 se abrió la puerta de San Juan. Con el tiempo, sin embargo, una reconstrucción completa fue cada vez más necesaria, y hacia finales del siglo XVII se derribó la catedral para hacer una de nueva planta. La primera piedra del nuevo templo se puso el 24 de septiembre de 1781, y se consagró el 15 de septiembre de 1803. Es un edificio de diseño clásico, una combinación de los estilos dórico y toscano, con una fachada de piedra blanca enriquecida con una bonita balaustrada. Tiene tres entradas, correspondientes a las tres naves, y estatuas colosales de sus seis patrones. El interior es corintio. De la catedral medieval, sólo se conservó el altar de alabastro, de estilo gótico, donativo de principios del siglo XV de Bernard Despujol, y el campanario y la cripta, románicos. Entre las capillas laterales destaca la de San Bernat Calbó (obispo de Vic entre 1233 y 1.243), que participó con Jaime el Conquistador en la conquista de Valencia. El claustro, de dos pisos y de estilo gótico, es de gran belleza. También se puede admirar la puerta gótica que lleva a la sala capitular.

El seminario conciliar fue comenzado en 1635 por Gaspar Gil y fue terminado, por orden del Papa Benedicto XIV, por el obispo Manuel Muñoz Guil en 1748. El seminario moderno se sitúa en la antigua escuela de los jesuitas. Algunos de los sacerdotes que se han formado han tenido mucho renombre, como el filósofo Jaume Balmes y el poeta Jacint Verdaguer, autor de La Atlántida. El palacio episcopal fue destruido en la guerra de Separación y no se repuso completamente hasta la época del obispo Francisco de Veyan y Mola, a comienzos del siglo XIX. El seminario acoge también el Museo Arqueológico de Vic.

Durante siglos, la actividad industrial y comercial de la ciudad ha sido la industria textil, hoy casi desaparecida. Las explotaciones ganaderas y las industrias transformadoras del sector primario conviven con un tejido industrial muy diversificado, y con un sector comercial y de servicios en crecimiento. La mejor muestra de esta economía viva es el Mercado del Ramo, la feria más tradicional e importante de la ciudad. Es, asimismo, ciudad universitaria, con estudiantes de todo de Osona y de las comarcas interiores de Cataluña, sin olvidar un buen número de habitantes del área de Barcelona que acuden en tren. El centro histórico está lleno de bares, restaurantes, asociaciones, talleres y oficinas, que testimonian la vitalidad económica de Vic.

Desde 1989 se organiza anualmente el Mercado de Música Viva de Vic, una de las ferias musicales más importantes. La ciudad es famosa por sus salchichas y otros derivados del cerdo, especialmente el látigo, una morcilla curada delgada. La fabricación de morcillas curadas y embutidos es heredera de la larga tradición de la plana de Vic en la industria porcina.

Ter

El Anillo Verde

El Anillo Verde de Vic es un circuito natural alrededor de la ciudad, articulado por un grupo de enclaves de alto valor ecológico, paisajístico, histórico y cultural, y que permite valorar ambiental y socioculturalmente la periferia de la ciudad y disfrutar del término municipal. Es un largo trayecto, de unos 32 kilómetros de trazado, que rodea toda la ciudad, con una gran parte del circuito que pasa por el cauce de los ríos de la ciudad el Gurri y el Mèder, recuperados recientemente. Las diferencias paisajísticas que se observan a lo largo de este recorrido, permite que todos puedan disfrutar según sus preferencias.

El Anillo Verde da a conocer los valores culturales e históricos de Vic. Nos lleva por caminos, cultivos y diferentes paisajes donde la mano del hombre ha intervenido a lo largo de los siglos, y que han ido configurando el territorio. Nos traza un paisaje cultural que permite descubrir los recursos existentes y la organización social a través de la historia, a la vez explica cómo ha evolucionado la ciudad y cómo se ha ido configurando el espacio urbano.

El Anillo Verde da la posibilidad de que a pocos metros del casco urbano e histórico de la ciudad, los ciudadanos y visitantes pueden practicar deporte, pasear, contemplar la ciudad desde una perspectiva adecuada para captar su crecimiento, o simplemente a descargar estrés que supone la dinámica
del día a día. Permite practicar deporte en el medio natural sin la necesidad de desplazarse a buscar la naturaleza en estado puro.

El Anillo Verde conecta el casco urbano con el paisaje natural y cultural que lo rodea, y generan un sinfín de elementos para la educación ambiental y la reflexión sobre el desarrollo sostenible. Nos ofrece información de las características propias de nuestro entorno, y nos permite valorarlo y respetarlo.

El Anillo Verde, permite descubrir el rico patrimonio arquitectónico rural de Vic. Masías como el Pujolar, el Franch, Can Fontarnau o San Juan del Galí, nos aproximan a cómo se ha vivido en la parte central de la llanura de Vic. Al mismo tiempo, nos permiten disfrutar de la belleza de estas construcciones que han perdurado durante siglos. Igualmente ocurre con otros tipos de construcciones como por ejemplo la antigua iglesia de San Martín de Sentfores. La iglesia con origen románico y su entorno inmediato en ofrece una panorámica de todo el término municipal, actuando de mirador de todos los elementos que engloba el Anillo Verde.

El Anillo Verde, recupera un patrimonio perdido en los últimos años como son las fuentes, un espacio donde tradicionalmente se disfrutaba de la naturaleza y de la tranquilidad a la vez que se destaca su interés sociocultural. También acogen especies vegetales que configuran comunidades fontinales de aguas duras, a la vez se convierten en lugares importantes para la reproducción de la fauna invertebrada y también para algunos anfibios, como la salamandra, así como para el abrevado de pájaros y de mamíferos.

El Anillo Verde, nos enseña los árboles monumentales, la flora y los bosques. Cabe destacar Pinar del Pujolar, Robledal del Cantarell, los Plátanos del Parque Jaume Balmes, El Prat y de la Carretera Barcelona, ​​los Castaños de indias de la fuente de San Pedro, el Espinos del Puig de los Judíos, entre otros. También hay que resaltar los Cerros Testigo, estos tienen un gran interés como elementos definitorios y simbólicos del paisaje del municipio y del conjunto de la Plana, configurando un paisaje muy propio y fácilmente identificable. Cabe destacar el cerro del Puig de las Huchas, el cerro del Puig de los Judíos y el cerro del Castillo de en Planas, entre otros. La fauna de los ríos y del resto de municipio también es un elemento importante para disfrutar de este entorno natural propio de Vic.

El Anillo Verde, comparte trazado con importantes rutas de nivel nacional, comarcal y local, que pasan por Vic, rutas nacionales como el Camino de Santiago (que atraviesa Cataluña), los Caminos del Obispo y Abad Oliba GR151 (de Montserrat en Prades ), o rutas comarcales como el popular sendero que va desde Vic hasta el Monasterio de Sant Pere de Casserres (PR C40), el circuito también comparte trazado con las rutas de bicicleta de montaña del Centro de BTT la Plana de Vic (el punto de acogida de este Centro se encuentra en el albergue Canonge Collell de Vic). Las rutas locales como los recorridos ambientales, el recorrido en torno al río Gurri, Fuente de los Frailes-Puente del Bruguer, el recorrido en torno al río Mèder y la Guixa y el recorrido de Vic en San Sebastián.

El Anillo Verde tiene una señalización propia, para dar un sentido homogéneo y de unidad en todo el trazado. Encontramos señalización direccional y señalización vertical, esta se ha ubicado en puntos estratégicos de la ciudad – Plaza Milenario, Camino antiguo de Malla, Carretera de Rueda y en el antiguo Camino de Taradell-. Esta señalización vertical destaca todo el trazado del Anillo Verde y todas las rutas que comparten recorrido con este circuito


Ter

Pont de Bruguers

El puente de Bruguers es situado sobre el río Gurri, en el límite entre los términos municipales de Vic y de Folgueroles.

El puente consta de cinco arcos que apoyan sobre cuatro pilares y en los dos muros laterales que enlazan con la ribera.

Encima de cada pilar hay sendas arcones, que dan esbeltez al puente a la vez que actúan como arcos de descarga y aligerezan el peso. En los pilares centrales hay adosados ​​tajamares.

La calzada del puente es de doble pendiente, poco pronunciada, con una inclinación prácticamente igual en los dos lados. Los arcos son de medio punto rebajados, salvo el segundo del lado de poniente, que es apuntado.

Las noticias históricas que nos han llegado del puente, que recibe el nombre del próximo pero Bruguers, son muy escasas.

Se sabe que se comenzó en 1348 y que, al poco tiempo, la obra se tuvo que detenerse debido a la peste que asoló la Plana de Vic el verano de ese mismo año.

La construcción del puente no se reanudó hasta muchos años más tarde y, finalmente, se inauguró en 1434.

En 1819, se repararon las barandillas.


Ter

Plaça Major de Vic

Es la plaza más grande de la metrópoli, tiene forma cuadrada y está rodeada de porches por los cuatro costados. Bajo estos porches hay una gran cantidad de tiendas y bares donde encontraremos productos de la tierra y de muy buena calidad. Los edificios que rodean la plaza son de diferentes épocas y estilos, y entre todos forman un mosaico de arquitectura que es digno de contemplar.

Esta plaza se encuentra en la parte más alta de la ciudad vieja de Vic, y es muy camaleónica, ya que a lo largo del año se celebran todo tipo de eventos. En medio de la misma, donde hay un gran espacio a cielo abierto, se celebra el mercado semanal cada martes y sábado, desde la época medieval. Actualmente, en este mercado se pueden encontrar productos de primera calidad de la comarca de Osona, productos de artesanía de todo tipo, ropa e incluso, aves de corral. Durante el otoño, hacen mucho gozo las paradas de setas y de frutas de temporada. Entre las muestras y mercados más conocidos que se celebran en esta plaza destacan el Mercado Medieval, que se celebra durante el puente de la Purísima y es capaz de transportar al visitante a la época medieval, el Mercado de Música Viva de Vic, que se celebra en septiembre y se conoce como la feria musical más prestigiosa de los Países catalanes y la feria de antigüedades Vicantic, la segunda feria de antigüedades más importante del Estado español donde no sólo hay representantes catalanes, sino de toda la península.

En la parte sur de esta plaza está el ayuntamiento, un edificio de estilo gótico de 1388 que se amplió posteriormente a la época barroca. Llama la atención su campanario, que corona la Plaza Mayor con majestuosidad. Entre los edificios más notables, hay, en el suroeste, la Casa Comella, de estilo modernista, que destaca por sus esgrafiados en la fachada y justo a su lado está la entrada más grande en la plaza, por la calle de Jacinto Verdaguer. Hoy en día, en la Casa Comella, se encuentra el Casino de la ciudad de Vic.

Presidiendo la Plaza Mayor se encuentra la Casa Costa, construida por José Isla, la planta baja de la que resulta muy atractiva por sus arcos ojivales y sus columnas con capiteles decorados con elementos florales. En el primer piso, destacan las vidrieras de colores y las esculturas de los balcones, que representan las cuatro clases sociales de la época: iglesia, aristocracia, agricultura y obreros. En la misma plaza podemos encontrar también la Casa Toulouse, del siglo XVIII y estilo barroco, que llama la atención entre los demás edificios por su sobriedad. Por otra parte, la Casa Moixó, se caracteriza por una mezcla estilística que va del siglo XV al siglo XVII, y sus rasgos característicos son de estilo renacentista y barroco. Finalmente, encontramos la Casa Beuló, de estilo barroco y gótico que data del siglo XVI y la Casa Cortina, de estilo modernista y del siglo XIX.

Las calles más comerciales del casco antiguo de Vic, que tienen una distribución medieval, confluyen en el Mercadal. Hay negocios de todo tipo, desde charcuterías familiares en perfumerías que venden productos artesanales. También podemos encontrar una gran oferta de bares y restaurantes de todo tipo donde se puede degustar la gastronomía típica de la región. Además, algunos de los bares tienen terraza exterior, y el visitante puede sentarse en la misma plaza y disfrutar una tapa de embutido mientras contempla este espacio arquitectónico tanto sorprendente. Además, de manera puntual, se pueden ver actuaciones espontáneas y conciertos en el centro de la plaza, mientras paseamos por los porches o sentamos en la terraza de alguno de los bares míticos de toda la vida.

Una vez en Vic, debe visitar el Mercadal, el corazón de la ciudad, que os sorprenderá por su grandiosidad y por el contraste de los edificios de diferentes estilos que rodean esta plaza mayor porticada tan característica
 

Lugares para Visitar en el Mapa

 

Ruta fácil y semiurbana. A pesar de ello pisaremos poco asfalto. Solo por las calles de Vic y los 2 Kms del tramo final hacia Roda de Ter. El resto son caminos y senderos bien señalizados que discurren paralelo a los ríos Gurri y Ter.


RUTA WIKILOC

Powered by Wikiloc
DESCARGAS
[Total:0    Promedio:0/5]
Medio
4fuera de 5
Itinerario
4fuera de 5
Desplazamiento
4fuera de 5
Esfuerzo
12fuera de 5

1.5

1.5 fuera de 5
Fácil

Etiquetas asignadas a esta ruta
GurriManlleuTerVic

Rutas Relacionadas

Por La Vall de Marfà

Ruta muy fácil, todo el recorrido es por caminos. Comienza en Moià, el Moli d´en Brotons, la ermita Mare de

Ruta Prehistórica de la Roca del Vallès

Comienza en la urbanización “La Pineda” cerca de la Roca del Vallès. Subimos a la parte mas alta por la

Circular: De Castelldefels Playa a La Morella

Ruta que la he calificado como moderada no solo por su longitud sino también por la gran cantidad de piedras